Sábado, 10 diciembre, 2016

Miguel Rico – El colosal reto del presidente Rosell
Miguel Rico – El colosal reto del presidente Rosell

Miguel Rico – El colosal reto del presidente Rosell

El domingo 13 de junio, un par de minutos después de que la encuesta de TV3 anunciase que Sandro Rosell se covertiría -como así fue- en el presidente más votado de la historia del FC Barcelona, comenzaron a salir en pantalla mensajes de los espectadores valorando el resultado de las elecciones. Uno de ellos, casualmente en siete palabras y dos cifras (7-2), resumía el descomunal reto al que deberá hacer frente el nuevo consejo: ‘Sandro tiene seis años para ganar 72 títulos’.

Hasta entonces, Sandro, que había sabido esperar cinco años sin equivocarse, sólo había competido ventajosamente con los errores de estilo que acumulaba Joan Laporta. Desde entonces, el presidente electo comenzaba a competir con los también monumentales éxitos de Laporta. Y dentro de muy poco, en cuanto se ponga en juego el balón, el máximo dirigente del FC Barcelona será inevitablemente comparado con todo lo que ha ganado Laporta … y con todo lo que no ha sabido ganar. Así es este negocio en Can Barça. Como el fútbol que hoy despliega su equipo. Hay que ganar, ganar y ganar… pero no basta con ganar. Hay que hacerlo con estilo, un estilo tan impecable como el juego del equipo.

Así pues, el cambio que han exigido los socios que, estos últimos siete años, han disfrutado del mejor Barça de la historia habría que explicarlo en base a una mayoritaria (62% de los votos) exigencia de la mejora del estilo. De las formas de quienes representan a la institución y, sin duda por eso, no debe ser casual -aunque la junta lo niegue- que Sandro Rosell, en su primer viaje como presidente y desde la irrenunciable catalanidad del Barça, haya decidido presentarle sus respetos a Guillermo Fernández Vara, Presidente de la Junta de Extremadura. Un barcelonista confeso a quien, tiempo atrás, Joan Laporta menospreció de un modo absolutamente impropio.

Tampoco sonó a improvisación escuchar el castellano y el inglés en el discurso catalán de Rosell. Fue, sin duda, la escenificación verbal de su idea de que el ‘Barça som tots’ . Y si lo que se pretende es un Barça, catalán por definición, además de solidario y universal por vocación, hay que demostrar, desde el primer día, un espíritu de irrenunciable defensa de los valores únicos del club pero, al mismo tiempo, se debe explicitar un tono conciliador y dialogante que consiga situar la imagen de los dirigentes del club a la altura que hoy tienen los deportistas del FC Barcelona.

Y eso, dicho sea de paso, va a ser tan difícil como seguir ganando para mantener la excelencia de todos los equipos profesionales porque, tal y como está el patio, muchas veces da la sensación de que el Barça, por lo que es y por lo que representa, no sólo tiene rivales potentísimos sino enemigos incansables que sólo se sienten realizados buscando, sin descanso, un argumento que, aunque sea minúsculo, permita un ataque mayúsculo. Es lo que hay y lo que Sandro encontrará, seguro, sin necesidad de hacer ninguna auditoría.

Johan Cruyff con corbata… pero sin la insignia

Johan Cruyff llegó el primero a la cita. Lo hizo impecable, con corbata -a diferencia del día en que fue nombrado Presidente de Honor- y pegado a un teléfono móvil que utilizó con frecuencia, acaso para dejar claro que lo tiene. Se olvidó, sin embargo, de colocarse en la solapa la insignia de oro y brillantes del Barça con la que Joan Laporta le obsequió cuando oficializó el nombramiento que ostenta (¿ostentaba?).

Joan Laporta, ‘generoso’ hasta el último día

El presidente Laporta, cada vez que se han ganado títulos, siempre ha sido muy generoso con los deportistas y, antes de irse, lo ha vuelto a ser. Los chicos del Barça Atlètic, por ejemplo, han tenido gran ‘prima’ por el ascenso. Entre 15.000 y 30.000 euros por cabeza en función de la edad y las prestaciones. En cuanto a los de hockey, campeones de Liga y de la Liga Europea, más contentos tovavía: 45.000 por barba.

Sabía que…

Sílvia Mas, de total confianza de Rosell y que lleva más de 15 años trabajando con él, aterriza hoy en el Barça como secretaria del presidente

La política de austeridad ya ha empezado: Rosell ha dado órdenes de que todos los viajes de avión de menos de dos horas sean en clase turista

Oliver, que -ya como ex Director General y con 800.000 euros de indemnización- asistió a la toma de posesión, se despidió por e-mail de todos los empleados.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts