Jueves, 8 diciembre, 2016

La goleada de Rosell le acerca a la presidencia
La goleada de Rosell le acerca a la presidencia

La goleada de Rosell le acerca a la presidencia

COMIENZA EL PARTIDO. Para que nos entendamos todos, vamos a plantear la campaña electoral como si fuera un partido de fútbol decisivo, en el que se juega mucho más que un título, se juega la presidencia del FC Barcelona en los próximos seis años. El pitido inicial sonó el 17 de mayo, el día que se inició la recogida de firmas. Antes había habido muchas concentraciones (léase reuniones) y muchos partidos amistosos (léase pactos), pero algunos hicieron las cosas muy mal y se encontraron, a la hora de la verdad, con que habían perdido toda la pretemporada. La primera parte ha acabado con goleada. Rosell solo ha sacado más firmas que todos los demás juntos, un resultado apabullante, de escándalo, que obliga a los otros equipos a replantearse la segunda parte. La clave es que Sandro lleva seis meses trabajando duro con un equipo de más de doscientas personas y los otros, en quince días, no han hecho otra cosa que pisarse el terreno unos a otros.

ESTAMOS EN EL DESCANSO. Ahora estamos en el tiempo de validación de las firmas, algo así como en el descanso de este hipotético partido de fútbol. Queda la segunda parte, que como siempre, será decisiva. Pero el favorito la afronta con tanta ventaja en el macador, que parece muy difícil que se deje remontar. El ejemplo de Bassat hace siete años no vale. Sandro no comete errores defensivos, aplica una táctica adecuada y tiene una personalidad superior a las de sus rivales. Por lo tanto, puede jugar tranquilamente a la defensiva, arriesgando lo mínimo en los debates e intentando no caer en la trampa del todos contra él. A la vista de las firmas queda claro lo que avanzábamos en esta misma columna hace una semana: Ferrer e Ingla sólo pueden tener chance si juntan sus fuerzas, aunque esto tampoco es garantía de triunfo. De todas formas no se crean que esto es cuestión de cortar y pegar. En una hipotética fusión, los dos quieren ir de líderes y encima está el árbitro, que es Laporta, que no tendrá fácil ponerles de acuerdo porque va con uno de los dos.

SEGUNDA PARTE A VIDA O MUERTE. La segunda parte durará diez días y, aunque vienen de muy atrás, Ferrer e Ingla quemarán los últimos cartuchos, mientras Sandro ha dado la orden a su equipo de que no bajen el ritmo del partido, que mantengan la presión en el centro del campo, que él ya se encargará de marcar los goles. Sólo manteniendo la posesión del balón y a los rivales nerviosos, el día 13 tiene el partido ganado. Se está demostrando que en las elecciones, como en los partidos de fútbol, gana el que se lo trabaja y que las improvisaciones, dudas y las marchas atrás de la directiva de Laporta para buscar un candidato desde el poder han sido una táctica equivocada. Ahora ya han agotado los cambios, no les queda ninguna sustitución en el banquillo y sólo un golpe de suerte puede mantenerles en el palco. Es un partido que no se juega con balón, se juega con papeletas, las porterías son las urnas y lo más importante, lo decidirán los socios, que son los dueños del club.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts