En el Barça de Laporta pierde hasta el equipo de balonmano

En el Barça de Laporta pierde hasta el equipo de balonmano

| 2021-09-30

| Fede Peris

Laporta echó al entrenador que ganó seis títulos sobre seis, con 61 victorias seguidas y sin conocer la derrota. El que ha traído él ya ha perdido su primer partido tras un mes de competición.

Las desgracias nunca llegan solas. Y para Laporta llegan muchas y desde todos los ángulos. Además del fiasco de Lisboa, Laporta vivió ayer otra humillación que deja en evidencia su capacidad para dirigir un club como el FC Barcelona.

No sólo perdió el Barça ante el Benfica por 3-0. También el Barça de balonmano frente al Veszprem por 29-28 en la Champions League de esta especialidad. Y no es una derrota cualquiera. Para el presidente es especialmente sangrante.



El Barça campeón de todo necesitaba un "impulso"

Dentro de la purga que puso en marcha Joan Laporta en el Barça en cuanto tomó posesión de su cargo se encuentra la destitución fulminante del entrenador de balonmano Xavi Pascual a instancias del "asesor" Enric Masip, un hombre de balonmano que ahora, con mando en plaza, quería colocar en el banquillo del Barça al amiguete Carlos Ortega. Xavi Pascual le sobraba.

Y a Laporta no le tembló el pulso. Lo que diga su asesor va a misa. Echó a Xavi Pascual asegurando que el equipo de balonmano del Barça necesitaba un "nuevo impulso".



Es tal la ignorancia de Laporta de las secciones del club que no sabía que en la última temporada el Barça lo había ganado absolutamente todo. Seis competiciones, seis títulos. Y ni una sola derrota. El Barça venía de protagonizar la temporada perfecta con 61 victorias consecutivas, pero para Laporta necesitaba un "impulso".

Laporta consigue que el Barça pierda

Y el impulso ya ha llegado. Apenas un mes de competición sin Xavi Pascual y ya ha llegado la primera derrota como resultado del impulso aplicado a la sección por el experto Enric Masip.



Koeman no será suyo y lo habrá heredado de su antecesor, aunque este verano tuvo la oportunidad de echarle y no lo hizo. Pero Carlos Ortega sí es suyo. Y además el capricho de su fichaje le obligó a  pagar traspaso porque tenía contrato en vigor con el Hannover.

A Laporta no le gustaba un técnico que lo ganaba todo. Prefiere al perdedor que ha traído él. Visto así, debería gustarle el rendimiento que está ofreciendo Ronald Koeman.



 

Comenta con Facebook