Jordi Cruyff traiciona a Laporta en el momento más inoportuno

Jordi Cruyff traiciona a Laporta en el momento más inoportuno

| 2021-09-18

| Fede Peris

Laporta despidió a García Pimienta, el técnico ideal para una situación de emergencia, y ahora se encuentra con que su "comodín" Jordi Cruyff no quiere sustituir a Koeman.

Aunque se reconoce independentista, Joan Laporta tiene sólidas convicciones monárquicas y cree firmemente que los genes del talento se transmiten de padres a hijos, de ahí que apostara por Jordi Cruyff como en su momento apostó por su padre convencido de que sólo por el hecho de ser el hijo del gran Johan, Jordi ya es una garantía de algo.

Y lo fichó para su Barça, como asesor a sueldo adscrito al área de fútbol y anunciándolo como un "comodín". A día de hoy no se le conoce ninguna participación en decisión alguna importante en el área deportiva del club, que para eso ya están el directivo Rafael Yuste, el responsable de fútbol Mateu Alemany y el secretario técnico Ramon Planes.



La situación  de emergencia ha llegado

Definiéndole como "comodín", Laporta ya daba a entender que, entre otras funciones, el hijo de Cruyff podía hacerse cargo de la plantilla del primer equipo en caso de emergencia, habido cuenta de que ya ha vivido esa experiencia en equipos de medio pelo, aunque no en España. Y la situación de emergencia ha llegado.

Laporta está harto de Ronald Koeman. Ni le gusta su forma de ser, ni sus métodos como entrenador, ni el juego del Barça ni sus resultados. Además, no soporta que un empleado del club le lleve la contraria y menos que no acepte sus caprichos, como el de colocar como titulares a Riqui Puig y Samuel Umtiti u jugar comn un 4-3-3.



Koeman sigue siendo entrenador del Barça porque Laporta no encontró nada mejor este verano y porque ahora no existe interés en rascar en la paupérrima caja fuerte para pagarle los 13 millones que cuesta su despido.

Examen final para Koeman ante el Granada

Y el lunes, ante el Granada, Koeman pasará el examen final. Se lo juega todo en 90 minutos. O el Barça experimenta un cambio razonable en su juego y el resultado es satisfactorio o Koeman será puesto de patitas en la calle y el dinero ya saldrá de algún lado.



Esos son los planes de Joan Laporta, aunque en las últimas horas ha sufrido un contratiempo que no esperaba. El "comodín" se niega a ser el recambio de su paisano Ronald Koeman, a quien le una una intensa amistad desde los tiempos en los que su padre dirigía al hoy entrenador del Barça.  "Nunca sustituiré a Koeman en el banquillo, sería feo y tengo principios", dijo en el diario Marca en el mes de julio.

Y el verdadero comodín fue despedido

Jordi Cruyff no quiere traicionar a su paisano y Joan Laporta entiende que el traicionado es él. El lío es mayúsculo. Uno más en el Barça de Laporta, que en una de sus primeras decisiones decidió despedir del club a García Pimienta, el técnico del fútbol base que estaba llamado a aspirar al banquillo del primer equipo, fundamentalmente por el conocimiento que tiene de la cantera, de los canteranos que ya figuran en el primer equipo y de los que pueden dar el salto en los próximos años.



Pero Laporta renunció al "comodín" de García Pimienta para apostarlo todo en Jordi Cruyff, que ahora le ha salido rana. Y si Koeman no sirve... ¿qué entrenador con cara y ojos estará capacitado para sacar el Barça adelante? ¿Sergi Barjuán, el técnico del Barça B, por ejemplo?

El Barça va directo al abismo.

 

 

Comenta con Facebook