Zidane intentó copiar a Cruyff y Ronald Koeman... y le salió mal

Zidane intentó copiar a Cruyff y Ronald Koeman... y le salió mal

| 2021-05-06

| Pedro Riaño

Zidane utiliza la frase de Johan Cruyff ("salir y disfrutad") y juega con el sistema de Koeman y los tres centrales. El Real Madrid no disfrutó con su sistema en Chelsea.

"Salid y disfrutad". La frase es de Johan Cruyff y la pronunció en el vestuario en 1992, cinco minutos antes de que el Barça saltara al terreno de juego de Wembley para conquistar su primera Copa de Europa.

Y Zidane, que tiene poco de original, recurrió a la misma frase en el último entrenamiento de su equipo en Stamford Bridge, antes de medirse al Chelsea. Salieron, sí. Pero disfrutaron poco. Y el técnico ayudó aún menos con sus decisiones en el banquillo. Han vuelto a echar a Zidane de Europa. El año pasado fue el propio Guardiola. Esta vez ha sido Thomas Tuchel. Y las dos veces con respaso. La flor se marchitó.



Zidane intenta copiar sin éxito el sistema de Koeman

Zidane se equivocó también intentando copiar a Koeman sin disponer de los jugadores del Barça que practican un estilo de juego que no se puede improvisar. Quiso jugar con tres centrales y dos carrileros, como el Barça. Pero sus jugadores no lo asimilaron. Y le salió mal el invento de Vinicius como carrilero. Un desastre.

El Chelsea-Real Madrid sirve para desmitificar a Zidane como técnico. Los resultadistas le sitúan en los altares porque ganó tres Champions seguidas. Pero no se cuestionan cómo las ganó. Dos en la final contra el Atlético: Una derrotado hasta el minuto 92. Otra valiéndose de un gol en fuera de juego y una mano de Ramos en el área no sancionada. Y la tercera, frente al Liverpool, gracias a la "providencial" lesión de la estrella rival Salah en el minuto 9 y por los regalos del portero rival, que concedió dos goles de chirigota.



La amenaza del nadaplete

Zidane habrá ganado tres Champions League, pero el juego de su equipo no ha dejado ninguna huella. Nadie recordará a ese Real Madrid más que por los goles de Cristiano Ronaldo. Ese Real Madrid no será recordado como el de DiStéfano, como el Ajax de Cruyff, el Bayern de Benckenbauer, el Milan de Gullit y Van Basten o el Barça de Pep Guardiola y Messi. Esos equipos dejaron huella. El Real Madrid de Zidane sólo ganó, por las buenas o por las malas.

Y el Real Madrid que cayó anoche en Stamford Bridge no ha disputado la Europa League de milagro. La propaganda puede tapar muchas cosas, pero la realidad acaba imponiéndose. Se han generado unas expectativas para este Real Madrid que no están al alcance de estos jugadores ni de este entrenador. Es un buen equipo, pero necesita algo más que el escudo para ganar títulos. Y la amenaza del nadaplete está ahí.



 

Comenta con Facebook