2017-06-19 18:06 Cristiano Ronaldo Por: Carlos Muñiz

Toda la verdad sobre la decisión de Cristiano de irse del Real Madrid

Cristiano Ronaldo estalló cuando se vio en los medios madrileños con la camiseta de Portugal en todas las informaciones relacionadas con su supuesto fraude fiscal: el crack es madridista; el "delincuente", portugués.



Seguimos a la espera de una explicación oficial de Cristiano Ronaldo acerca de su controvertida decisión de abandonar el Real Madrid de forma precipitada. Se ha especulado mucho sobre las razones que han llevado a Cristiano Ronaldo a afirmar, por boca de otros, que no piensa jugar un partido más con el Real Madrid, pero en su decisión no hay más argumentos que los económicos, que van relacionados con la tibia reacción del Real Madrid ante lo que él considera un ataque desproporcionado de Hacienda y los medios de comunicación contra su persona.

Cristiano se considera víctima de un linchamiento

Cristiano Ronaldo ha filtrado entre sus más allegados que se siente tratado como un delincuente, que no acepta los ataques feroces que ha recibido y que nunca imaginó que el Real Madrid pudiera permanecer impasible ante lo que él ha calificado en plena concentración de Portugal en Rusia como un "linchamiento". 



Y Cristiano Ronaldo ha dicho basta. Y lo ha dicho después de confesarle a Josep Pedrerol que había renovado por cinco años con el Real Madrid, pero que éste no sería el último contrato porque pensaba jugar vestido de blanco hasta los 41 años. Y lo ha dicho después de decir que dormía a pierna suelta porque había hecho las cosas bien con Hacienda y tenía su conciencia tranquila: "Quien no debe no teme". Y lo ha dicho después de celebrar de manera desaforada, como un madridista más, la Liga y la Champions League.

No le gustó el detalle de aparecer en los medios con la camiseta de Portugal

Y ha aprovechado para anunciar el fin de su ciclo blanco. ¿Por qué? Por una serie de cuestiones económicas que se suman a una realidad palmaria: Ya lo ha ganado todo con el Real Madrid y va a ser imposible mejorar, incluso igualar, en el futuro lo conseguido en los últimos años con la camiseta blanca. Y se irá dejando un "ahí queda eso" que no habrá conocido declive ni deterioro. Y se irá molesto, muy molesto con Florentino Pérez, quien le ha defraudado porque no le ha defendido como Bartomeu a Messi. La anécdota desvelada por El Confidencial que explicaba que Florentino Pérez llamó a los directores de los principales medios para pedirles que no informaran del fraude de Cristiano Ronaldo utilizando imágenes de la camiseta del Real Madrid ha llegado a oídos de Cristiano Ronaldo, a quien le ha sentado fatal.

Madridista para lo bueno y portugués para lo malo, ha pensado Cristiano Ronaldo. Y le ha molestado que Florentino Pérez, como hizo Bartomeu o incluso Javier Tebas, no haya salido públicamente dando la cara para mojarse por él en primera persona. El comunicado le ha sabido a poco. Como si el club tratara de cubrir el expediente de manera protocolaria. Le ha faltado un "Cristiano somos todos", un gesto a su favor que no se ha producido. Y detalles como el que ha tenido Bartomeu con Messi tapándole sus líos con Hacienda con un aumento espectacular en su ficha que lo cubre todo. También le hubiera gustado a Cristiano Ronaldo que Florentino Pérez le hubiera ofrecido un nuevo contrato con cifras de número uno y no de número dos (Messi cobrará 15 millones más que él a partir del 1 de julio). Pero el gesto no ha llegado y, además, Florentino le ha vuelto a invitar por segunda a presentarse con el dinero de su cláusula de rescisión abriéndole la puerta del Bernabéu.

Los silbidos tampoco ayudan

Si a todo ello unimos los silbidos del Bernabéu, a Cristiano Ronaldo se le ha inflado la cabeza con un calentón que todavía le dura y que podía haber quedado resuelto si Florentino le hubiera llamado rápidamente parqa apagar el incendio mejorando de manera considerable su contrato y situándolo al nivel del mejor futbolista del mundo, con un aumento que incluya los polémicos 14, 7 millones que le reclama Hacienda. Pero Florentino ha entendido como un chantaje la actitud de Cristiano Ronaldo y ha preferido callar a la espera de acontecimientos fiel a su lema de que el Real Madrid no retendrá a aquellos jugadores que no deseen pertenecer al Real Madrid. La situación ha llegado a un punto sin retorno. Incluso colmándole Florentino Pérez de millones de felicidades al jugador, su posición ante la decepcionada afición madridista queda en entredicho. 

El madridismo da por supuesto el compromiso de sus futbolistas con el escudo que defienden. Y en ese compromiso no entienden que pueda haber un ahora vengo y ahora me voy, así de repente, por un capricho. Si Cristiano Ronaldo sigue en el Real Madrid, la afición se encargará de recordarle lo que está sucediendo ahora.

 

 

 








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados