Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
2017-05-18 16:05 Real Madrid Por: Administrador

¡Robo al Real Madrid! Lo que no se explica del partido de Balaídos



Carlos Muñiz Martínez Manuera, el árbitro del Celta-Real Madrid que anoche se disputó en Balaídos, perjudicó de forma clara al Real Madrid con una decisión que los interesados en ensuciar la brillante trayectoria del equipo blanco en LaLiga prefieren callar. El Celta debió salir a jugar la segunda con 9 jugadores. El colegiado enseñó la tarjeta amarilla a Iago Aspas por protestar en el minuto 38 y la segunda amarilla la vio en el 62 por simular un penalti. Sin embargo, ni Iago Aspas ni su compañero Tuco Hernández debieron salir a jugar en la segunda parte, dado que insultaron al árbitro en la cara en el túnel de vestuarios, y en presencia de testigos, pero el colegiado se asustó y prefirió pasar por alto el incidente para evitar que los ánimos se caldearan más de lo que ya estaban en la grada de Balaídos.

A Iago Aspas le regalaron 17 minutos

Según las versiones de varias de las personas presentes en la zona de vestuarios, entre ellas Mónica Marchante de Movistar +, tanto Iago Aspas como el Turu Hernández fueron a buscar al árbitro en el túnel de vestuario tras finalizar la primera mitad para insultarle por lo que ellos entendían que era el penalti que no había pitada en la jugada de Varane, que pudo apreciarse que fue fuera del área. Según la versión de Mónica Marchante en la Cope, ambos jugadores le llamaron "cagón". Y Martínez Manuera ni sancionó ese menosprecio al árbitro ni hizo constar en acta los insultos. Lo que en realidad hizo fue regalar a Iago Aspas 17 minutos de juego porque aunque lo expulsó en el minuto 62, debió haberlo hecho en el 45.  








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados