Lunes, 16 enero, 2017

¿Para cuándo un expediente para Cristiano Ronaldo, el de “gobar, sólo gobar”?
¿Para cuándo un expediente para Cristiano Ronaldo, el de “gobar, sólo gobar”?

¿Para cuándo un expediente para Cristiano Ronaldo, el de “gobar, sólo gobar”?

Fede Peris

Los árbitros se han puesto duros con Gerard Piqué y le han puesto una doble denuncia para que escarmiente por quejarse de los errores de bultode los colegiados que quedan sin sanción. Es igual que Piqué tenga razón y que los árbitros se hayan equivocado de manera descarada en contra del FC Barcelona y a favor del Real Madrid en los dos últimos partidos. En este momento, quejarse es de cobardes perdedores. Puro victimismo. Cuando era el Barça el que iba primero, entonces sí, cualquier queja estaba justificada en nombre del villarato. Esa fue la forma elegida por la Caverna para emborronar los éxitos del mejor equipo de la historia del fútbol. Como ellos mismos crearon el invento, ellos mismos son los primeros en darle la vuelta a la tortilla. Que nadie se atreva a cuestionar los éxitos del Real Madrid en los que hay algo más que la flor de Zidane y se puede apreciar la mano de los árbitros.

Cristiano Ronaldo tiene licencia para llamar “ladrón” a un árbitro

A Piqué le van a castigar los árbitros (¿quién les castiga a ellos?) por portarse mal y dejarles retratados con errores que parecen más intencionados que humanos. Nada que ver con el exquisito trato que ha recibido siempre el ejemplar Cristiano Ronaldo. El mismo que llamó “ladrón” al árbitro de un clásico haciendo el gesto de robar con los dedos tanto sobre el césped como en el aeropuerto. Es la famosa frase que ha quedado para la historia: “Gobar, sólo gobar”. Eso son cosas que pasan y a las que no se le debe dar importancia. Pero lo de Piqué sí, hay que ir a por él, aunque ningún árbitro puso el grito en el cielo cuando una de las groserías de Cristiano Ronaldo sobre el césped tuvo en Mateu Lahoz a su receptor tocándose sus partes en sus narices y diciéndole, tal y como captaron las cámaras: “Mateu, ¿te gusta, eh?“. Por supuesto, no pasó nada. Era el mismo de “gobar, sólo gobar”, con inmunidad sobre el césped  y en los juzgados.

Ya lo dice bien Piqué, quien se reafirma en que cada semana que pasa los árbitros y los organismos sancionadores le dan más la razón. Pero él peca de victimista. En cambio el pobre Cristiano Ronaldo tenía derecho a quejarse porque lo del villarato era muy duro.

¿Alguien se imagina a Piqué diciéndole al árbitro “Gobar y gobar” o agarrándose sus partes para provocar al colegiado? Lo echarían de España, seguramente porque en  Madrid no es tan querido como ese portugués ejemplo de españolidad y de derroche de señorío y buenos modales.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts