Sábado, 10 diciembre, 2016

Mourinho se comerá los turrones tranquilo
Mourinho se comerá los turrones tranquilo

Mourinho se comerá los turrones tranquilo

Y es que el actual técnico del Real Madrid ya puede estar contento, pues es el único en las últimas temporadas que va a pasas la Navidad tranquilamente.

Todo empezó en 2004, cuando José Antonio Camacho abandonó el club a principios de temporada. Mariano García Remón subió del filial y ocupó el puesto, pero nunca convenció a nadie. Ya desde el primer momento en que ocupó el puesto sabía que no continuaría al finalizar la temporada y desdevluego no pasó sus mejores fiestas. 

Posteriormente llegó Vanderlei Luxemburgo. El brasileño nunca convenció. En aquellas Navidades el entrenador ya estaba cuestionado, y más después de la exhibición del Barça en el Bernabéu, en la que Ronaldinho marcó dos goles que levantaron el Bernabéu. Tampoco fueron unas buenas fiestas para Luxemburgo.

Tras su destitución cogió las riendas del equipo Juan Ramón López Caro, pero también estaría poco tiempo, pues enseguida llegaría Fabio Capello. El Italiano ganaría una liga en su temporada, pero desde el inicio no gustó, ni él ni su estilo. Fue duramente criticado y en Navidad ya sonaban campanas de que no renovaría en la siguiente temporada. No fueron unas fiestas plácidas para Capello.

Después llegó Bernd Schuster y el alemán firmó solo su sentencia. Antes de Navidad debía enfrentarse al Barça. Iba a ir al Camp Nou con un equipo dividido, sin alma, sin ganas de gnar, y se enfrentaría al Barça que acabaría ganado el Triplete aquel año. Schuster, antes del clásico dijo aquello de “en el Camp Nou es imposible ganar”. Un entrenador del Madrid no puede ir con esa mentalidad y su puesto duró un día más. Las Navidades del alemán fueron ya lejos del Madrid.

En su lugar llegó Juande Ramos, que ya desde el inicio, y como pasara con García Remón, se sabía que no continuaría, Aún así hizo un papel digno en la liga aunque perdiera aquel clásico (2-0). Juande Ramos tampoco pasó sus mejores Navidades sabiendo que a final de temporada ya no estaría en el club.

El último caso ha sido Manuel Pellegrini. Realizó la mejor temporada de la historia del Real Madrid, pero no logró ningñun título. Desde el primer día, su estilo de juego fue cuestionado, y él como entrenador también. El chileno pasó sus fiestas buscando la fórmula para mejorar ese Madrid y descubrir cómo poder continuar en el puesto.

Este año le ha tocado a Mou pasar las Navidades en el club blanco. El Real Madrid va viento en popa, el equipo convence, golea y domina. En la Champions League está intratable, por no hablar de la Copa del Rey. Por primera vez en muchos años, el entrenador del Real Madrid se podrá comer los turrones tranquilo, sin estar pensando en si su puesto peligra o si ya está sentenciado.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts