Miércoles, 7 diciembre, 2016

¡Qué pesaditos están con la manita!
¡Qué pesaditos están con la manita!

¡Qué pesaditos están con la manita!

Dicen en Madrid que el Barcelona no ha sabido ganar y hablan y hablan y hablan de la manita de Piqué. No dicen nada de la otra mano, la mano blanca de Sergio Ramos, que como escribe hoy Miguel Rico en Mundo Deportivo, “restregó la cara de Xavi y de Puyol“. Esa mano, que ha quedado impune para el “peligrosísimo” Iturralde y para el blanquísimo Comité de Competición presidido por el blanquísimo Alfredo Flórez. Esa mano, esa imagen de impotencia, de mal perder, de violencia, de marrullería… Esa mano no es nada en comparación con la mano de júbilo mostrada por Piqué a sus aficionados. Eso parece que sí es grave. Gravísimo.

Lo malo es que parece que en la capital no andan bien de memoria. Esa mano la inventó Iván Zamorano cuando en la temporada 1994-95 el Madrid ganó 5-0 al Barcelona. También fue un invento madridista el gesto de hacer callar al público con el dedo índice sobre los labios o el acomodo de sus partes dedicado por Hugo Sánchez al público del Camp Nou. Eso no eran provocaciones, sino la estética de un equipo ganador.

En el fondo, la reacción de los medios madridistas de la capital favorece al Barça. Cuantos más análisis se dediquen a hablar de la manita de Piqué, menos profundizarán sobre las lagunas tácticas de Mourinho, que se ha ido de rositas del descalabro del Camp Nou porque nadie se atreve con él. Y eso es bueno para el Barça, por aquello de que dure.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts