Viernes, 9 diciembre, 2016

Guardiola-Rosell: ¿Falta feeling?
Guardiola-Rosell: ¿Falta feeling?

Guardiola-Rosell: ¿Falta feeling?

Lo que soltó Guardiola el otro día en rueda de prensa no fue fruto de la casualidad, porque nada es casual en el técnico blaugrana. Sus reproches a Rosell por el traspaso de Chygrynskyi no eran gratuitos. Está dolido. “Dije que no se movería mientras yo fuera el entrenador”, reconoció molesto el técnico. El ucraniano fue una apuesta personal suya que gestionaba a su manera y que pensaba rentabilizar este mismo año para acallar las críticas recibidas por la autoría del fichaje.

Guardiola creía en Chygrynskyi y estaba absolutamente convencido de que acabaría triunfando en el Barça como relevo de Puyol y Piqué. Por eso no le ha sido fácil encajar la drástica decisión de su venta. Admitiendo que él no es el jefe y que hay muchos que están por encima de él viene a reconocer que él pinta poco en las decisiones y a confirmar las acusaciones de “intervencionismo” que recibió Sandro Rosell durante la campaña electoral.

En este contexto hay que entender que Guardiola sólo aceptara renovar por un año en contra del deseo del presidente, que le ofreció dos más uno. El técnico se mantiene a la expectativa, quiere estudiar y valorar el funcionamiento del nuevo establishment blaugrana y obrar en consecuencia cuando acabe la temporada. Él es consciente de que si Sandro Rosell ha ganado las elecciones con autoridad, en el corazón del barcelonismo el apellido Guardiola sigue pesando más que cualquier otro, y sólo por barcelonismo ha aceptado una serie de cuestiones con las que otro técnico, Mourinho por ejemplo, no hubiera transigido.

Hace un año se puso de moda la palabra “feeling” en el barcelonismo. El tema sigue vivo. Falló con Eto´o y existe el riesgo de que falle con el presidente. Aún están todos a tiempo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts