Jueves, 8 diciembre, 2016

¿Quién hablaba de fin de ciclo?
¿Quién hablaba de fin de ciclo?

¿Quién hablaba de fin de ciclo?

El Tenerife no fue, ni mucho menos, el Inter. Sin embargo, el 4-1 no expresa las incomodidades que le generó al Barça durante todo el partido. Hubo momentos de tensión en el Camp Nou. Pasaban los minutos, el Tenerife se hacía fuerte en su área y la Liga se escapaba. En estos casos, cuando las ideas no fluyen, Pellegrini se encomienda a Cristiano Ronaldo. Y Guardiola se pone en manos de Messi, que no contento con ser el vigente Pelota de Oro, está a un paso de convertirse en Balón de Oro. Todo lo que toca lo convierte en oro. Ayer abrió la cuenta y la cerró, poniendo tierra de por medio con sus perseguidores madridistas, Higuain y Cristiano Ronaldo, quienes, como su equipo, parecen condenados a ser segundos y doblar la rodilla ante el goleador azulgrana que lleva tres años demostrando que no admite comparaciones con nadie y que su fútbol no es asimilable por la mente humana.

Pero Messi no está solo. El contundente 4-1 final no llegó como consecencia de la pegada de nadie sino como resultado de un estilo de juego ante el que acabó rendido el equipo canario. Cuatro goles y los cuatro con el sello de La Masía. Nada que ver con el Real Madrid. Además, Messi tiene 22 años; Pedro, 22; y Bojan, 19. Dedicado, con todo cariño, a los que hablan del fin de ciclo azulgrana mientras esperan que el ciclo blanco eche a andar de una puñetera vez. Dedicado también a los que creen que los ciclos de gloria se compran con billetes.

Curiosamente, en este Barça lo que peor funciona es lo que ha precisado de billetes: Ibrahimovic, Chygrynskyi, Henry… Y es que el Barça puede ser de nuevo campeón con un equipo bueno, bonito y barato. Quizá por eso, porque no es bueno, ni bonito ni barato, el Madrid no ganará esta liga y una vez más cerrará el año en blanco. Lo más preocupante es que eso ya no sería noticia.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts