Viernes, 9 diciembre, 2016

El Barça se conjura: “Volveremos al Bernabéu”
El Barça se conjura: “Volveremos al Bernabéu”

El Barça se conjura: “Volveremos al Bernabéu”

Lo cantaron tímidamente los 400 seguidores azulgrana que allá en lo alto del Santiago Bernabéu se hicieron oír durante momentos más que el resto de los 80.000 espectadores, todos ellos madridistas, que acudieron a ver el clásico. “El 22 de mayo… volvemos a Madrid” fue el cántico de despedida, fiel reflejo de la sensación que dejó el choque en la expedición azulgrana. Ese “volveremos” es el mensaje que quedó impregnado en la atmósfera de Chamartín. En el césped, en la grada, en el vestuario, en el palco…, pese a que nadie se atrevió a aludir a la final de la Liga de Campeones directamente. Aunque sí hubo quien, como Piqué, respondió tras el partido con un rotundo “sí, tengo ganas de volver a este estadio. Siempre que he venido, hemos hecho buenos partidos”. El guiño es lo suficientemente significativo.

La piña de los jugadores sobre el césped, mientras de fondo sonaban los acordes del himno de toda la vida del Real Madrid, y la rebosante alegría que mostraban todos los azulgrana eran indicativo de que el discurso oficialista de días anteriores, de que el clásico sólo eran tres puntos importantes pero no decisivos para el título de Liga, no había quien se lo creyera. Toda la plantilla azulgrana era consciente de que con ese golpe de autoridad dado en el mismísimo terreno de su rival se metían media Liga en el bolsillo y que ahora la autodependencia es todavía mayor que antes. La reflexión que muchos hacían era que ahora mismo la sensación que quedaría si el Real Madrid diera la vuelta a esta situación sería que el campeonato lo había perdido el Barça, nunca que lo había ganado su rival, algo que a nivel psicológico puede pesar mucho sobre los merengues.

Con este tipo de análisis y pensamientos regresó la expedición culé a Barcelona. Los jugadores fueron agasajados en el aeropuerto de Barajas antes de subirse al avión que les hizo llegar al de El Prat aproximadamente a las 3 de la madrugada. Felicitaciones, abrazos, aplausos y algún cántico presidieron el plácido vuelo. Una vez en tierra, cuerpo técnico y futbolistas fueron recogidos por el autocar del club a pie de escalerilla y conducidos directamente hasta el Camp Nou, donde les recibieron centenares de seguidores que habían salido a las calles a celebrar tan importante triunfo y que les pidieron que, por favor, eliminen al Inter de Milán en semifinales de la Champions e intenten hacer posible el gran sueño: ser campeón de Europa en el mismísimo Santiago Bernabéu.

Con ese pensamiento, con ese claro deseo, el Barça continuará su camino esta temporada no sin antes intentar finiquitar el título liguero. La exhibición de Madrid, tal y como se produjo, es inequívoca señal de que la plantilla lo tiene entre ceja y ceja, de que lo tan anhelado por el barcelonismo es más que una posibilidad

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts