Sábado, 10 diciembre, 2016

Las comparaciones son odiosas, pero molan
Las comparaciones son odiosas, pero molan

Las comparaciones son odiosas, pero molan

A cada cual más en forma y con más ganas de ganar que nunca. Efectivamente, no son tres puntos; es plantar sobre la mesa el peso de quien manda. El ganador tendrá un rebufo tan largo, que le llevará a mitad de campaña sobre ruedas. Y al revés, una derrota –y no hablo de manitas, ni de nada similar- puede ser una losa.

Por mojarme, que es lo divertido en esto del fútbol, y quedándome con los cuatro protagonistas estelares, reflexiono sobre Messi y Cristiano y no soy capaz de justificar con cuál me quedo. Estamos hablando de dos jugadores que, no tengo duda alguna, pasarán a la historia junto al repoker actual de los cinco grandes: Di Stéfano, Pelé, Maradona, Cruyff y Zidane. Mucho se tendrían que torcer las carreras del argentino y del portugués para que no conviertan dos mitos más a incluir en esta lista.

De esto estamos hablando. De dos figuras estratosféricas, que no suelen coincidir en el tiempo. Son dos futbolistas que se dan cada cuarto de siglo, pero que, en esta ocasión, son coetáneos y nos han metido en un buen lío a aficionados, técnicos y periodistas. ¿Quién es el mejor? ¡Y yo que sé! ¿Y usted? Pues tampoco. Es un tema de gustos, ¿a qué sí?
Y como he dicho que me voy a mojar, si pidiera primero después de echar a pies en el patio del colegio, no tengo duda. Prefiero, a día de hoy, a Cristiano Ronaldo. Me aportaría más cosas para ganar. Bien es verdad que lo segundo que haría sería pedir a un defensa descomunal para que intentara parar lo imparable: Leo Messi.

Pep Guardiola-José Mourinho: agua y aceite. Dos estilos. Dos filosofías. Dos ganadores, pero cada uno a su manera. El catalán, con un equipo hecho y mil títulos en las vitrinas en un par de temporadas. El portugués, también con mil títulos en las vitrinas, pero en distintos equipos. Un ‘canterano’ fiel contra un trotamundos.

Con ganas de revancha. La pasada campaña Mou eliminó a Pep en le Champions –se criticó mucho el método-, aunque esto eso es otro tema. Es la Liga, el clásico y la ‘madre de todas las batallas’. Los dos tienen herramientas suficientes, lo importante es cómo las van a manejar. La destreza va tener mucho que ver con el éxito final.

Por concluir, si yo fuera jugador del Madrid, preferiría ver en la banda del Camp Nou a Mourinho como visitante y no a Guardiola. No sé, me aporta otro nivel de confianza, de protección y de liderazgo. Una vez más, cuestión de gustos. Seguro que Puyol y su equipo no cambiarían a Guardiola por nadie. Y es lógico, con él lo han ganado todo.

Cuestión de confianza. Lo entiendo, pero Mou es Mou. Y más en el Camp Nou.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts