Martes, 6 diciembre, 2016

Santi Nolla – Faltó Chispa
Santi Nolla – Faltó Chispa

Santi Nolla – Faltó Chispa

Faltó chispa, épica en el campo, para llegar al Bernabéu. Dos viejos conocidos del barcelonismo, Louis van Gaal y Jose Mourinho, disputarán la final soñada en Madrid. El Barça deberá centrarse en la Liga para ganar un campeonato después de conquistar brillantemente seis copas. Ayer venció por 1-0 al Inter, pero no fue suficiente para remontar el 3-1 de la ida. Todo el montaje de avant match no se vio correspondido en el campo. Ayer en el Camp Nou sólo Piqué fue épico.

DEFIENDEN NUEVE

El Barça de Guardiola se plantó con un inteligente 3-4-3 delante del defensivo Inter de Mou, pero faltó intensidad y velocidad de pelota. El FC Barcelona optó por el control, por la posesión, por el ya llegaremos en lugar de meterse de lleno en la épica, en la gesta, buscar la mística. No pudo ante un Inter que no es como cualquier otro equipo que defiende: es que sus jugadores además saben defender.

Con nueve jugadores tejiendo una perfecta tela de araña, el Inter de Mou se plantó en la final. El Barça no fue capaz de intimidar a los italianos hasta que Piqué, el bravo Piqué, marcó un gol de artesanía en el momento más mágico, seguramente el único, de un partido tenso y frío. La grada estaba caliente, pero el fútbol del Barça no pudo tener la fluidez de otros tiempos, con un equipo grandioso que está llegando justo a este final de temporada y que acabó con una delantera formada por Pedro, Bojan y Jeffren.

Es fácil decirlo ahora, pero el dibujo del partido antes de disputarlo podía permitir ver a un Barça salir en tromba, buscando rápidamente un KO, yendo directo hacia el primer gol, a intimidar a los italianos, que ayer en ningún momento odiaron su profesión. Al revés, fueron auténticos profesionales, defendiendo su renta con maestría. El 0-0 en la primera parte no fue una buena noticia para un equipo que necesitaba más épica.

Mourinho enseñó a sus jugadores cómo defender al Barça. Messi lo intentó, pero era muy difícil superar la primera pantalla y detrás tres tipos más. Y el resto, cubierto. Con pocas opciones de eslalon y menos de pase decisivo. El Barça controló, dominó, pero no pudo explotar, también porque el Inter impidió esa épica añorada. Ni con diez fue capaz el Barça de poner contra las cuerdas al Inter. Mourinho no cae bien a un sector amplio del barcelonismo, pero es tan buen entrenador como ‘bad boy’ (chico malo).

Sólo Piqué despistó a la experta defensa interista y cuando todos pensaron que tiraría a puerta tuvo un detalle de calidad inmenso y marcó un gol que permitió soñar siete minutos.

NO SE CREE EN IBRA

Ibra jugó y no estuvo en su mejor momento. Nadie estuvo por encima de la media salvo Piqué, pero la sensación es que no se cree en Ibra y el delantero centro, que puede aportar muchas cosas, no acaba tampoco de creer en un sistema que no le favorece.

Si ayer, en el partido más importante de la temporada, cuando más se necesitan los goles, se cambia al delantero centro que se ha fichado esta temporada es porque no se cree en exceso en él, o al menos así lo parece. La verdad es que salió Bojan y la tuvo, pero tampoco mejoró el juego de Messi sin Ibra en el campo.

MUCHO CR

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts