Messi da pena a los 35 años y con un equipo que no da para ganar el Mundial

Messi da pena a los 35 años y con un equipo que no da para ganar el Mundial

| 2022-11-22

| Carlos Muñiz

Argentina esperaba que Messi tirara del carro cuando se torcieron las cosas, pero su líder, otra vez, se escondió.

Leo Messi ha confirmado en el arranque de Argentina en el Mundial frente a Arabia Saudí que hace ya años que ha dejado de ser un verdadero número uno. Los años no pasan en balde y Messi ya no tiene magia ni hace milagros. Hoy dio pena ante los árabes.

Messi arrastra a Argentina al desastre

Y Messi ha arrastrado a Argentina al desastre. Otra vez. Y ya llevaba antes cuatro Mundiales estrellándose en la misma piedra. Pero lo de esta vez ha alcanzado niveles de cataclismo por la entidad del rival. 



Messi, que ya tiene 35 años, ya recibió un aviso en el último Balón de Oro, ese galardón que consiguió por merecimientos sobrados en siete ocasiones. En su última edición no estuvo ni entre los 30 finalistas nominados para competir por el premio. Fue una adverrtencia clara que en Argentina no han querido ver.

Un partido lo puede decidir una estrella. Un torneo lo gana un equipo. Y Argentina no es un equipo. Son diez jugadores que forman en torno a un astro que ilumina a todos... o no. Y hoy tocaba eclipse. Messi ya no tiene el poderío físico de años atrás y no está para muchos trotes. Conserva su talento, que irá con él a la tumba. Pero necesita que sean los demás los que corran para poder poner él la guinda.



Pero en esta Argentina sus jugadores corren como pollos sin cabeza, sin una idea clara de lo que deben hacer y a la espera de que aparezca Messi y resuelvas todos sus problemas. Y Messi aparece cada vez menos. En el Barça o en el PSG los demás espabiliaban y espabilan y Messi solo tenía y tiene que aparecer en momentos puntuales para aportar su calidad.

Messi no ha aparecido

Pero en Argentina no aparece nadie. O Messi o nadie. Y la primera parte del Argentina-Arabia ha sido un espejismo. De hecho, Argentina solo ha sido capaz de marcar de penalti. Los goles de jugada los han puesto los saudís. Con más de media hora para solucionarlo, Argentina no ha hecho nada para darle la vuelta al marcador. Y Messi no ha aparecido. 



Como en los grandes batacazos del Barça en Europa con Messi, el líder se ha limitado a bajar la cabeza y a lamentar que "este equipo no da para ganar". Pero él poco ha hecho o poco ha podido hacer para aplicar soluciones ante un rival de futbolistas anónimos en el que ninguno de sus integrantes sería digno de acompañar a Messi en un equipo.

El declive de Messi

Hace años que Messi viene exhibiendo su declive. Pero lo de hoy ha sido la confirmación de que hace tiempo que Messi ha dejado de ser uno de los grandes y arrastra su apellido emborronando su historia brillante. No ha sabido retirarse a tiempo y lo está pagando. En el PSG sobrevive porque ahí están Mbappé y Neymar. Le basta con hacer muy poquita cosa para cumplir el expediente. Pero hoy le exigían que tirara del carro y no lo ha hecho. Argentina no ha tenido a ese líder capaz de imponer su carisma para solucionar la papeleta.



El naufragio argentino tiene solución. Le basta con ganar a México y Polonia, dos selecciones que sobre el papel son inferiores a la albiceleste. Pero este equipo no invita al optimismo y, aunque lo solucione, siempre quedará para la historia el borrón de Arabia Saudí. 

Da pena ver a este Messi y a esta Argentina.

Comenta con Facebook