Un excompañero del Chelsea descubre el problema de Hazard

Un excompañero del Chelsea descubre el problema de Hazard

| 2021-03-25

| Carlos Muñiz

"Hazard es el peor compañero que he tenido entrenando", apunta Obi Mikel, que compartió vestuario con el madridista en el Chelsea

John Obi Mikel es un veterano centrocampista que a sus 33 años está liquidando los años finales de su carrera en el Stoke City en Championship. Durante su estancia en el Chelsea fue compañero de Hazard y le conoció lo suficiente como para conocer la clave para el mal momento físico de belga en el Real Madrid.

El futbolista nigeriano ha reconocido que Eden Hazard tenía dos caras. Una era la de maravillar durante los encuentros cuando le apuntaban los focos y la otra la que mostraba durante los entrenamientos:



"Cuando estábamos entrenando, él nos esperaba parado hasta que acabáb amos. Es el jugador más vago, pero luego los domingos siempre era el mejor del partido. Era increíble", estas palabras las dedicó a Bein Sports en 2019.

Pero ahora ha vuelto a la carga ante el mal momento de Hazard en el Real Madrid en una entrevista para The Athletic, reconociendo las condiciones de Hazard, colocándole a una altura similar a Messi y Cristiano, pero cuestionando su desempeño durante los entrenamientos:



"Siempre he dicho que Hazard es uno de los jugadores más dotados, lo tenía todo: velocidad, potencia, habilidad, técnica... Estaba justo detrás de Messi y Cristiano Ronaldo. Pero solo si él quería."

El mismo Hazard era consciente de su potencial

Es más, el nigeriano apunta que Hazard era consciente: "Hazard se decía a veces 'si quiero ser tan bueno, puedo serlo. No tan bueno como Messi porque él es de otro planeta, pero creo que puedo estar cerca de Cristiano e incluso mejor'. Esas fueron las palabras que salieron de su boca, pero él no es tan dedicado. No entrena bien, es el peor jugador entrenando con el que he jugado", explicó.



Para explicar porque decía que es tan malo entrenando ha precisado: "¿Que por qué es tan malo? Dios mío. Eden, Eden, Eden... ahhhh. Porque era tan bueno que nadie decía nada. Llegaba el sábado y ganaba el partido para nosotros, era el hombre del partido. Pero el lunes y el martes, estaba en el entrenamiento y era como si no estuviera. Parado, deambulando."

Además, refleja que era algo exclusivo del belga: "Todo el mundo luchando, gritando en los partidillos y él no hacía nada de eso. Pero le veías en el terreno de juego, lo bueno que era... ¡No es justo que algunas personas tengan tanto talento!"



Comenta con Facebook