2017-01-12 08:01 FC Barcelona Por: Administrador

El árbitro se esforzó para eliminar al Barça



No es culpa únicamente del parón por vacaciones el hecho de que al Barça le esté costando un poco reincorporarse al trabajo en este inicio de 2017. Cierto es que a los de Luis Enrique les está costando más de lo normal tomar el rodaje para volver a estar al 100% después de Navidades, pero lo cierto es que este no ha sido para nada el primer inconveniente que ha desesperado a los jugadores culés. Sí lo ha sido la actuación arbitral, que ha perjudicado gravemente al equipo blaugrana en el primer partido copero ante el Athletic y en el de Liga ante el Villarreal. Sin embargo, y a pesar de que las decisiones del colegiado fueron anoche en la misma línea, los culés supieron imponerse a la difícil adversidad. Y es que Gil Manzano fue decidido a seguir la escandalosa estela que dejaron Fernández Borbalán e Iglesias Villanueva en los dos partidos anteriores pitados a los culés. Sin ir más lejos, el árbitro del partido de vuelta de Copa anuló en el primer tiempo un gol a Luis Suárez, por un fuera de juego de Neymar que jamás existió. Por suerte, el talento del charrúa le permitió superar los esfuerzos del árbitro por perjudicar al Barça y terminó abriendo la lata.

Gil Manzano debió expulsar a Beñat

Pero todavía quedó mucho tiempo para otra metedura de pata, que fue el hecho de que el visitante Beñat no fuera expulsado por doble amarilla. Ya amonestado, el ex del Betis tumbó a Messi en una clara acción merecedora de tarjeta. Sin embargo, Gil Manzano -que ya le había perdonado la amarilla en el minuto 2 de encuentro-, volvió a ahorrarse sacar la cartulina. Está claro que este año el Barça ha empezado como lo acabó: jugando contra doce. Y también está claro que cada vez se puede disimular menos esta realidad.





Comenta con Facebook


Artículos Relacionados