Viernes, 9 diciembre, 2016

“Cristiano Ronaldo es humilde, trabajador y sencillo”
“Cristiano Ronaldo es humilde, trabajador y sencillo”

“Cristiano Ronaldo es humilde, trabajador y sencillo”

Una vez dijo usted: “Bonito no es jugar o entrenar al Real Madrid; bonito tiene que ser ganar en el Real Madrid”.
Hay gente que interpreta su llegada a los grandes clubes como un objetivo de su carrera. Yo he llegado a grandes clubes en el inicio de mi carrera y siempre les he dicho a mis jugadores que estar en un club grande no puede ser el objetivo, tiene que serlo ganar. Cuando llegas es el inicio de un periodo único que después sólo tiene sentido si ganas, porque al final de tu carrera dirás que has jugado en esos equipos, pero lo importante será contar que ganaste cinco campeonatos, tres Champions, diez Copas…

¿Por qué José Mourinho es ‘The Special One’?
Por una broma. Gané la primera Champions con el Oporto y dos días después era presentado en Londres con el Chelsea. En Inglaterra, sobre todo hace unos años, había la convicción de que para ser muy buen entrenador o jugador había que ganar allí, en la patria del fútbol. En la rueda de prensa los periodistas me preguntaron si me sentía capacitado para poder tener éxito. Yo les dije: “Hace dos días que gané la Champions con el Oporto, ¿cómo podéis preguntar si tengo capacidad para estar aquí? Yo no soy un entrenador normal, soy un entrenador especial”. Y se quedaron con eso.

No hay término miedo con usted. La gente le odia o le ama. O le profesan una gran admiración o provoca un cierto rechazo.
No pierdo mi tiempo en pensar en eso. Siempre digo que en un club tienes que ser querido por tus jugadores, por la gente que trabaja contigo, por los aficionados y la directiva. Si en un momento de mi carrera tengo un problema o no tengo esta empatía con ellos, me preocupo y me tengo que preguntar qué he hecho mal. Hasta ahora nunca me ha pasado. Salí del Oporto porque quería marcharme pero todo ha sido fantástico con ellos. En el Chelsea, desde Abramovich hasta el último utillero, sólo tengo amigos; echo de menos a todos y siento que ellos a mí también. Y en el Inter todos conocen la historia. A lo mejor los que me odian son los que no me conocen.

¿Por qué es tan difícil conocer al verdadero Mourinho?
La gente cree que conoce a la gente y no es así. Quien me conoce es la gente que está conmigo y que trabaja conmigo todos los días. La gente te ve en la calle o en el banquillo, que es un momento de expresión emocional máxima, y piensa que te conoce. Cada vez que salen entrevistas de alguien hablando de mí… La gente que habla de mí no es amiga mía, porque la gente que es mi amiga sabe que no me gusta que hablen de mí. Mis amigos no hablan de mí en la prensa. Quienes me conocen son los míos, mi familia, mis amigos y la gente que trabaja conmigo. Quiero tener este derecho de no darme a conocer en profundidad porque soy así.

¿Cuáles son los miedos de Mourinho?
Quizá no es la manera correcta de decirlo, pero tengo miedo, entre comillas, de Dios. Soy un católico profundo, creo mucho y creo en su poder y en su justicia. Por eso la palabra no es miedo. Sólo quiero que los míos estén bien. Si tienen tranquilidad, salud y alegría de vivir no tengo miedo de nada más. En el fútbol no tengo miedo de absolutamente nada ni nadie. Si tienes miedo a perder es mejor que no estés porque acabas perdiendo siempre.

¿Qué le pide y qué no le acepta a un jugador que está bajo su disciplina?
De un modo global, un jugador está al servicio de un grupo, no al revés. Los goles que marca Cristiano Ronaldo, las paradas de Casillas o los pases que hace Özil son para que su equipo gane, no es su equipo el que tiene que trabajar para ellos. Todos estamos al servicio del club. Me gustan los jugadores de grupo, de equipo, los que están motivados para jugar noventa minutos o para estar en el banquillo. Para mí es fundamental.

¿Para usted qué sería triunfar en el Real Madrid?
Muchas cosas. Estamos en 2011 y el Chelsea juega con ocho jugadores del equipo que construimos en 2004. Eso significa que no sólo dejamos los títulos que ganamos allí, también las condiciones para que el club tuviera una base de futuro. Cuando Leonardo llegó al Inter y me llamó para felicitarme por las condiciones y la organización de trabajo que se encontró, eso para mí vale también, no valen sólo los títulos conseguidos. Quiero ganar títulos en el Real Madrid pero también construir algo para el futuro, un cambio de mentalidades o de estructura, o sentar las bases para la continuidad del éxito. Todo eso es parte del trabajo de un entrenador, pero al final eres valorado básicamente por ganar o no ganar. Por eso, principalmente, en un gran equipo tienes que ganar.

Usted mira el día a día, pero ¿nunca se ha imaginado en Cibeles a final de temporada?
No, porque no me gustan mucho las fiestas. Ni con el Oporto ni con el Inter estuve en la celebración de la Champions. Con el Chelsea estuve, pero un poco escondido. Recuerdo mucho más detalles de jugadores o de gente del club en esos momentos de victoria. La celebración pública es más para los jugadores, pero si puedo estar un día en Cibeles viendo la alegría de los aficionados y de los jugadores que han trabajado tanto para estar ahí, estaré contento.

¿Ve a esta plantilla preparada para responder a la exigencia de Mourinho?
Sí. Es una plantilla con calidad futbolística y humana, un grupo muy fácil de gestionar emocionalmente. Un grupo joven que no tiene mucha experiencia en momentos de gran presión y al que le queda mucho por crecer. No es una plantilla de la que digas: “O gana hoy o no gana nunca porque ha llegado al top de su potencial y de sus posibilidades de evolución”. Hay jugadores que tienen por delante diez años más en el Real Madrid. Casillas, con 30, es joven. Si quiere jugar diez años más puede hacerlo. Después está Carvalho, que con 32 años juega mejor que con 22. Y a los demás les quedan cinco, seis o siete años más por delante en el Real Madrid. Los problemas que podemos tener en este momento son porque somos todavía un equipo un poco inocente, que necesita un tiempo de maduración.

¿Cómo es su relación con Florentino Pérez?
Lo más importante para mí es el respeto. Y eso existe desde el primer día. Para mí el respeto es lo que tienes que tener con tu presidente, y es lo que tengo con Florentino Pérez. Después, la empatía de trabajo, de filosofía y de decisiones se va construyendo con el tiempo. Pero para mí lo fundamental es lo que tenemos. Yo tengo un grandísimo respeto por el presidente y siento que él también lo tiene por mí.

A Casillas le llaman el capitán silencioso…
Es tranquilo, no hace mucho ruido, hace su papel. Todos sabemos el portero que es. Afortunadamente para nosotros como equipo esta temporada se ha transformado más en un portero de una o dos paradas por partido, no en un portero de veinte. Pero en esas dos paradas es donde los grandes porteros marcan la diferencia, por eso es uno de los mejores. Después es un chico humilde, tranquilo y fantástico con el que es muy fácil estar.

¿Qué me dice de Cristiano Ronaldo?
Creo que el debate de si el mejor del mundo es Cristiano Ronaldo o Messi continuará en los próximos años porque no veo individualmente otro jugador que pueda estar cerca de ellos. Para mí es absolutamente impresionante no sólo como jugador. Es trabajador, humilde, sencillo… Es otro que vive con una máscara, con una imagen que le han construido y que no tiene absolutamente nada que ver con la persona tan fantástica que es.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts