Domingo, 4 diciembre, 2016

Messi, un “peligro” público
Messi, un “peligro” público

Messi, un “peligro” público

Es decir, que para el Comité de Competición Leo es un futbolista peligroso al que hay que castigar, incluso con mayor severidad que si le hubiera roto una pierna al contrario. Y pruebas de ello hay y muchas. Es lo lamentable que tienen estos comités que, teóricamente, imparten justicia. Amenazan a Messi con sancionarle con tres partidos, mientras otros no se están de nada para generar violencia física y verbal y se van de rositas.

También resulta curioso que mientras unos árbitros se entretienen en reflejar en el acta hechos “peligrosísimos”, como la felicitación de Leo a su madre, otros se hacen los sordos cuando se trata de recoger cánticos masivos en los que se desea la muerte de alguien. Así es la lucha contra la violencia y la justicia deportiva en España que convierte a Messi en… ¡sospechoso! ¿Sospechoso de qué? ¿De impedir que el Madrid gane títulos? ¿De ser el mejor jugador del mundo? ¿De ser mejor que Cristiano Ronaldo? Como no pueden con él, lo intentan todo desde los despachos. ¡Vergonzoso!

A Leo Messi le saldrá por un ojo de la cara la felicitación que le dedicó a su madre el pasado 22 de enero en el Camp Nou. Para aquellos que no se acuerden, el crack argentino se levantó la camiseta después de anotar un gol ante el Racing. En ella se podía leer el siguiente mensaje: “Felicidades, mami”.

El árbitro recogió este incidente en un epígrafe del acta dejando claro que Leo se levantó la camiseta hasta debajo de su barbilla mostrando un lema sin llegar a apreciar lo que estaba escrito”.

Pues bien, la Federación Española de Fútbol decidió sancionar a Messi con una multa de 2.000 euros y una tarjeta amarilla, sanción que no han creído oportuno retirar.

El FC Barcelona, en todo caso, puede interponer un recuso ante el Comité Español de Disciplina Deportiva en el plazo de quince días hábiles, a contar desde el día siguiente al que se reciba la notificación.

Lo más grave del caso, es que eso no queda ahí. Según el artículo 91.2 del Código Disciplinario de la RFEF advierte específicamente que “en el supuesto de que se produjera reincidencia en esta clase de infracción en el transcurso de la misma temporada de que se trate, se le impondrán correctivo de uno a tres partidos, con las accesorias pecuniarias correspondientes”.

En otras palabras, como a Leo Messi se le ocurra dedicar otro gol a algún familiar, o levantarse la camiseta con cualquier tipo de mensaje, aunque sea solidario como sucedió en el 2-6 del Bernabéu, el argentino se podría perder entre uno a tres partidos y pagar una cantidad mucho más importante de sanción por reincidente.

Multa, sanción, reincidente… Señores, que estamos hablando de Messi. Un respeto por el fútbol, por favor.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts