Viernes, 9 diciembre, 2016

La asignatura pendiente del Barça
La asignatura pendiente del Barça

La asignatura pendiente del Barça

Históricamente, el éxito de las incorporaciones invernales no ha sido demasiado fructífero para los intereses blaugrana. Desde que en 1997 se abriera el plazo de fichajes en el período del 1 al 30 de enero de cada temporada, el Barça ha acudido a los refuerzos navideños con suerte dispar.

Emmanuel Amunike fue el primero que llegó como refuerzo invernal a petición expresa del entonces entrenador Bobby Robson, aunque acabó pasando por el club blaugrana con más pena que gloria. Amunike llegó para reforzar la banda izquierda, ocupada entonces por Hristo Stochkov, y lo único que reforzó fue la enfermería al lesionarse de la rodilla.

Posteriormente fue Louis Van Gaal, que en su afán por llenar el Barça de holandeses trajo a los hermanos Frank y Ronald de Boer o a Winston Bogarde. De los tres solo Frank De Boer dio razones para jugar en el Barça.

Otro que llegó también e el mercado de invierno fue Patrick Kluivert. El holandés, al que encontraron en alguna ocasión durmiendo al día siguiente de irse de fiesta en el vestuario del Barça, se convirtió con el tiempo en uno de los delanteros más goleadores en los más de 110 años de historia del club blaugrana.

Más tarde y ya con Frank Rijkaard en el banquillo, el FC Barcelona realizó varios fichajes de los cuales sólo uno llegó a cuajar. Edgar Davids fue el único que dio la cara. El holandés llegó en un momento difícil, en el que el Barça de Ronaldinho no acababa de arrancar a pesar de mostrar indicios de que algo grade iba a pasar. Davids dio el equilibrio adecuado al centro del campo y en ese momento el Barça empezó a ganar hasta encadenar el mayor récord de victorias de la historia del club con 18.

Se creyó en la temporada siguiente que se repetiría la historia pero no fue así. Maxi López marcó en su debut ante el Chelsea, dando el gol de la remontada en el Camp Nou. Fue lo único que hizo el argentino en Can Barça. El otro fichaje, el de Albertini, aun hoy los motivos de su llegada son una incógnita.

Ahora llega Ibrahim Afellay, otro holandés que se suma a la lista y que se espera que de mejores sensaciones que muchos de sus compatriotas, como Winston Bogarde, cuyas actuaciones deportivas no eran muy éticas sobre el césped.

Esperemos que con la entrada del nuevo año y la nueva década, la suerte del Barça en los fichajes de invierno tenga más probabilidades de éxito que en épocas anteriores.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts