Domingo, 11 diciembre, 2016

Cornellà no supo perder y encajó muy mal la manita
Cornellà no supo perder y encajó muy mal la manita

Cornellà no supo perder y encajó muy mal la manita

Las directivas reanudaron la tradición de las comidas de hermandad y ambas departieron en franca camaredaría rompiendo con el clima de crispación que instauró Joan Laporta en las relaciones entre ambos clubs.

Los entrenadores, por su parte, enfocaron el derby aportando una dosis de sentido común y deportividad lanzándose flores públicamente. Y los jugadores mostraron en las horas previas un respeto total hacia el rival.

Pues bien, un sector de la afición del Espanyol no quiso sumarse a ese ambiente deportivo y jaleó con gritos racistas todas las acciones de Alves. Hasta Kameini se vio obligado a pedir silencio a sus propios aficionados, quizá avergonzado por su comportamiento. Hubo lanzamiento masivo de objetos en los córners, alguno de ellos alcanzó a Piqué y Messi, y hubo más gritos ofensivos contra el Barça que de ánimo hacia el Espanyol. El típico “Puta Barça, puta Barça es” se repitió a lo largo de los 90 minutos en lo que parecía que iba ser un clima que rozaba lo “bélico”.

Le tenían ganas al Barça en Cornellà, quizá por eso una pancarta gigante expresaba un slogan que rezaba: “Catalunya es mes que un club”. El ambiente, muy tenso, no fue suficiente esta vez para frenar a un Barça ambicioso y grande.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts