Miércoles, 7 diciembre, 2016

El desgobierno se apodera del Barça
El desgobierno se apodera del Barça

El desgobierno se apodera del Barça

Mientras el equipo maravilla sobre el terreno de juego y despierta la admiración del mundo entero, el club, su presidente, sus directivos, los que cobran para pensar, han ofrecido una imagen lamentable que pone al club a la altura de como lo había dejado Joan Laporta. ¿Es que nadie piensa en este club?

Hay que repartir las responsabilidades. Empezando por Guardiola, a quien le gusta apurar en los desplazamientos. Pero una cosa es apurar y otra dejar de la mano de Dios la organización de un club que mueve 400 millones anuales y que no es capaz de prever los problemas que le puede causar una huelga encubierta de controladores aéreos. Hace apenas unos meses el Barça adelantó un día su viaje a Milán y se desplazó a San Siro en autocar para jugar la ida de las semifinales de la Champions League ante el Inter de Milán. Para llegar a Pamplona hay que recorrer la mitad de la distancia que separa Barcelona de Milán. ¿Qué le ha impedido al Barcelona personarse en Pamplona con tiempo suficiente? ¿Por qué estaba esta mañana en Pamplona el autocar del club y en cambio los jugadores permanecían en la ciudad condal?

La huelga de los controladores no sirve como excusa. El mismo problema han tenido los demás equipos de la Liga y todos han encontrado soluciones. ¿Por qué el Barça ha reaccionado tan tarde? ¿Nadie se enteró anoche de la situación de los aeropuertos españoles? ¿A nadie se le ocurrió buscar una alternativa en el medio de transporte? ¿Tan complicado era planificar un viaje en tren o en autocar hasta Pamplona esta misma mañana y llegar a la capital navarra para comer? ¿No presume el Barça de disponer de un autocar 5 estrellas con todas las comodidades para sus jugadores? ¿Qué necesidad había de obligar a los futbolistas a realizar a un viaje precipitado por la tarde en tren y luego en autocar para llegar a Pamplona corriendo, con la lengua fuera y con el tiempo justo para cambiarse y salir a jugar?

El Barça no ha estado a la altura de las circunstancias. Veremos si llega a tiempo al Reyno de Navarra. Sería muy triste y preocupante que los puntos que el equipo gana sobre el terreno de juego los pierda la directiva desde los despachos, en donde por lo visto nadie despacha los asuntos que afectan directamente al primer equipo.

Cero a Sandro Rosell como responsable máximo de esta tragicomedia. Y cero a los que dependen de él y están en el club para hacerlo funcionar. La imagen del Barça no podía caer más bajo después de ascender a los altares el pasado lunes.

Además, esta lamentable demostración de desorganización llega en una semana en la que los titulares no han tenido partido entre semana, lo que quiere decir que no suponía ningún esfuerzo sobrehumano adelantar el desplazamiento a Pamplona. Produce vergüenza ajena ver la tranquilidad reinante en el club esperando que la Federación entienda sus “dificultades” para desplazarse para, apenas unas horas más tarde, asistir a esa alocada carrera hacia Pamplona cuando les advierten que si no se presentan pierden los tres puntos.

Flaco favor le han hecho a la imagen del club quienes deberían velar por sus intereses. Lo de Pamplona ha sido un gol en propia puerta al equipo que abre muchos interrogantes sobre la capacidad que los gestores actuales del club tienen para administrar la entidad dentro de las coordenadas del sentido común. A partir de ahora esta directiva está bajo sospecha.

Pedro Riaño

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts