Lunes, 5 diciembre, 2016

Rosell y Guardiola han hablado sobre la Due Dilligence
Rosell y Guardiola han hablado sobre la Due Dilligence

Rosell y Guardiola han hablado sobre la Due Dilligence

Allí se habló del pasado, del presente y del futuro inmediato. Se aclararon conceptos y se limaron asperezas. Según informa Sport en su edición de hoy, “en el encuentro se hizo balance de los primeros meses de Sandro como presidente y se buscaron las vías para seguir mejorando el ‘feedback’ entre la estructura técnica del club y la dirección. Sandro sabe que para asegurarse la continuidad de Guardiola y que el equipo funcione necesita crear el mejor entorno para Pep. Y para que eso ocurra la comunicación entre ambos debe ser clave“.

La comunicación, precisamente, es lo que ha fallado en estos primeros casi cien días de Rosell como presidente. Han existido demasiadas dudas de Guardiola hacia Rosell y de Rosell hacia Guardiola, tal y como informó en su momento madrid-barcelona.com. Por un lado a Rosell le da muy mala espina el ccriterio de Guardiola a la hora de realizar los fichajes. La experiencia con Martín Cáceres, Hleb, Chygrynskiy o Ibrahimovic no es precisamente positiva. Por otra parte, la gestión del problema Ibra tampoco ha gustado nada en las altas esferas del club, así como la negativa a aceptar los  fichajes alternativos a Cesc que se le propusieron. Desde Özil a Robinho pasando por Mascherano a quien finalmente acabó aceptando. Tampoco gusta la sobredimensión del staff técnico ni se acaban de entender las funciones de Manel Estiarte.

Por su parte, a Guardiola, de entrada, no le hizo ninguna gracia que a su mentor Johan Cruyff no le pusiera Rosell una alfombra roja en cuanto tomó posesión de la presidencia. Tampoco ayudó a la buena armonía entre ambos la venta de Chygrynskiy, de quien Guardiola estaba convencido de que acabaría triunfando en su segundo año. El fracaso de la negociación por Cesc abrió otra brecha entre el entrenador y su presidente y, finalmente, está el asunto de la Due Dilligence, que según Laporta y su anterior equipo directivo, podría acabar salpicando tanto a los jugadores como al cuerpo técnico si Rosell hace públicos todos los detalles de la Due Dilligence.

Son muchos detalles que están en el aire y que deben ser pulidos para poder llegar a decir que entre Rosell y Guardiola, efectivamente, existe feeling en este momento. De momento, el hecho de que Pep se haya negado a renovar por más de un año indica bien a las claras el grado de desconfianza que el técnico siente hacia su presidente.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts