Lunes, 5 diciembre, 2016

¡¡ Campeones del Mundo!!
¡¡ Campeones del Mundo!!

¡¡ Campeones del Mundo!!

Tocó sufrir y llegar hasta la prórroga, pero al final hubo recompensa. La selección española se convierte en la octava campeona del mundo con un gol de Andrés Iniesta en el minuto 116 del partido. España fue la merecida ganadora del partido. El conjunto de Del Bosque jugó al fútbol, Holanda usó el juego sucio para vencer a los nuestros.

Del Bosque repitió el mismo once que contra Alemania en las semifinales, dando la titularidad a Pedro relegando a Fernando Torres al banquillo. Salió España arrollando. Sergio Ramos dispuso de las dos primeras ocasiones de gol cuando no se había llegado al primer cuarto de hora,, primero con un cabezazo en el minuto 4 y posteriormente con un disparo en el minuto 11.

España presionaba la salida de balón y ahogaba a un sucedáneo de la ‘Naranja Mecánica’, que sólo construía su fútbol con balones largos lanzados por su portero y alguna acción individual de Robben, tratando de frenar el ímpetu inicial de la campeona de Europa, que se fue diluyendo con el paso de los minutos. A base de faltas, Holanda desquició al grupo de Del Bosque, que ya no encontraba a Pedrito y en el que Villa era una isla a la que no llegaba ningún balón. Además, el árbitro inglés Howard Webb, no utilizó la misma vara de medir y castigó a España casi con las mismas tarjetas -Puyol y Ramos, por España, y Van Bommel, De Jong y Van Persie- que el juego brusco de los tulipanes. De Jong tuvo que ver la expulsión directa tras utilizar una patada propia de la lucha libre sobre Xabi Alonso.

Tras el descanso, el juego se desarrolló de la misma forma, con España jugando al fútbol y Holanda parando el juego a base de falts y quejas arbitrales. Del Bosque buscó en Navas la profundidad que, en esta ocasión, no pudo crear con el talismán Pedrito, y el cambio surtió el efecto deseado, pues España volvió a recuperar parte de sus sensaciones de control y buen toque.
No obstante, la mejor ocasión la tuvo Robben en el minuto 62 que, tras una asistencia de Sneijder, Casillas paró la pelota en el mano a mano con la pierna.

La réplica se la dio España poco después, cuando Villa, en el minuto 69, no pudo convertirse en la ‘Bota de Oro’ del Mundial, al ver cómo Heitinga sacaba casi en la línea de gol su disparo después de una gran acción personal de Navas. Sergio Ramos, en el 77, tuvo también el 1-0 en otro remate en el área pequeña en el enésimo saque de esquina en el que España creaba peligro, pero su cabezazo se fue por encima del larguero. Holanda sólo fiaba su suerte a los balonazos a Robben, quien volvió a poner el corazón de los 46 millones de españoles en un puño en una jugada en la que Puyol se jugó la expulsión y Casillas adivinó, de nuevo, la intención del extremo del Bayern de Múnich antes de alcanzarse la prórroga.

En el tiempo extra España siguió acumulando méritos para llevarse el trofeo dorado con dos ocasiones de Cesc y otra de Navas. Finalmente, en el minuto 116, Cesc recogió un rechace en la frontal del área para asistir a Iniesta y marcar el gol del triunfo español. ¡Gracias España!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts