Domingo, 11 diciembre, 2016

Mourinho, el mejor refuerzo para el Barça
Mourinho, el mejor refuerzo para el Barça

Mourinho, el mejor refuerzo para el Barça

El Barça de Rijkaard cayó en la autocomplacencia, Ronaldinho se dedicó a la buena vida y aunque el equipo seguía siendo muy bueno, no le dio para ganar la Liga al Madrid. Con algunos retoques, y con la llegada de Guardiola, ese equipo volvió a funcionar y sumó siete títulos jugando cada partido como si fuera el más importante y respetando al rival. El Madrid de Juande Ramos le aguantó hasta el final, pero perdió; el Madrid de Pellegrini sumó una barbaridad de puntos y no arrojó la toalla hasta la última jornada, pero también perdió. Ahora, con la llegada de Mourinho, desde Madrid creen que, ahora sí, todo va a cambiar, pero es muy probable que el Madrid con el portugués también vuelva a perder. Primero, porque el Barça, de momento, sigue siendo mejor por estilo y por equipo ya hecho; y segundo, porque el Madrid de Florentino cada vez le da nuevos argumentos al Barça para motivarse y no perder las ganas de seguir sumando títulos.

Decía Guardiola a sus íntimos, que aunque ya se lo merecía, no tenía prisa para que le dieran el Balón de Oro a Messi, ya que cuando uno llega a lo máximo puede dejarse ir. No ha sido el caso de Leo pero sí lo fue el de Ronaldinho. Messi siempre quiere más, nunca tiene bastante. Se propuso igualar los 34 goles de Ronaldo y lo consiguió, pero la gran temporada de Messi también fue culpa del Madrid y de Florentino. Qué se gastase el presidente 250 millones le puso las pilas a Guardiola, y que fichase a Cristiano Ronaldo se las cargó a Leo Messi. La llegada del portugués supuso un incentivo para el argentino y ahí empezó a ganarse la última Liga.

La próxima, aunque desde Madrid se empeñen en decir que los culés tienen miedo a Mourinho, se empezó a ganar con la eliminación ante el Inter. Ese día Florentino decidió fichar a ese técnico portugués, que es para él una fuerza nueva de la naturaleza. Con su llegada el Barça ya tiene un nuevo incentivo para luchar al máximo por la Liga. Guardiola, el que más, ya que los duelos con Mourinho le ponen, tiene la revancha pendiente de la eliminación en la Champions y la necesidad de demostrar que el fútbol espectáculo del Barça puede imponerse al otro fútbol, el de Mourinho. Además, Pep tiene el reto de lograr su tercera Liga consecutiva, algo que Rijkaard no pudo conseguir y que sólo Cruyff lo logró llegando a las cuatro seguidas.

De todas formas, no va a ser fácil. No porque los culés o el Barça estén atemorizados ante el Barça de Mourinho. No va a ser fácil porque desde Madrid van a presionar y desestabilizar con campañas de todo tipo. Y en este sentido la sanción a Guardiola con 15.000 euros fue el comienzo de una nueva temporada, de la otra Liga en la que Mourinho será ahora un angelito y Guardiola, un demonio.

El otro día escuché a una familia culé que iba por la calle como uno le decía a otro sobre el fichaje de Mourinho: “Ya tengo ganas de que comience la Liga para empezar a insultar portugueses”. No, eso tampoco, pues con violencia no vamos a ninguna parte, pero ese es el ambiente que se puede respirar en una temporada que será aún más crispada que la anterior y así lo empiezan a percibir algunos seguidores del Barça. No acepto esos comentarios y esa predisposición, de entrada, a insultar a Cristiano y a Mourinho, pero tampoco me gusta ni pienso aceptar que desde Madrid vuelvan, cuando el Barça vuelva a ser mejor, con el mismo cuento, otro año como las ayudas arbitrales, el‚ villarato‘, el canguelo. No se cansan de hacer el ridículo. Mourinho es un técnico competitivo, ganador, pero ahora va a jugar no un cara a cara sino 38 jornadas y, ahí, el Barça sigue siendo mejor.

Manolo G. Crespo es redactor jefe de Sport

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts