Viernes, 9 diciembre, 2016

El Madrid llegará a los 98 puntos
El Madrid llegará a los 98 puntos

El Madrid llegará a los 98 puntos

Viendo los rostros de los jugadores en la celebración del primer gol del Real Madrid en La Romareda, uno podía descubrir la imagen de un equipo nacido para ganar superando cualquier adversidad. Es difícil que jugando con esta convicción el Real Madrid deje escapar alguno de los 12 puntos que restan en disputa, por lo que no resulta disparatado aventurar que alcanzará los 98 puntos. Otra cosa es que el Barça sea capaz de llegar a los 99.

El Madrid tiene agarrada a su presa y no la va a soltar hasta el último minuto del último partido. Gane o no gane esta Liga, la va a pelear hasta el último suspiro. Aunque no pueda contar con Van der Vaart. Su baja es la noticia negativa del encuentro de La Romareda. Y es que , casi sin proponérselo, el holandés se ha convertido en una pieza decisiva en el esquema de Pellegrini. Con él se vio ayer en La Romareda a un Madrid con toque, ambición y llegada. Sin él, el equipo perdió calidad. Cierto que Raúl solucionó la papeleta con su gol, pero el actual Raúl ni tiene la calidad del holandés ni la llegada que le caracterizó en el pasado.

En este momento pesa más en la balanza la baja de Van der Vaart que el alta de Kaká, porque al brasileño todavía le falta ritmo y es difícil que lo adquiera en los cuatro partidos que restan y que hay que jugar al 200 por ciento.

Lo cierto es que los partidos de La Romareda y el Camp Nou confirman que hay Liga y que vamos a disfrutar hasta el final. El Barça se las vio y se las deseó para noquear a un colista que tuvo las mismas oportunidades de resolver el partido, aunque menor oficio para lograrlo. El hecho de que Guardiola necesitara echar mano de su artillería pesada, en contra de su voluntad, para ganar al colista debemos entenderlo como que el Barça ni es el del año pasado ni el que apuntó buenas maneras a mitad del presente campeonato. Si el colista le pone en aprietos, el Villarreal o el Sevilla, o los dos, le pueden hacer un roto en campo propio.

No es cuestión de soñar. Es lo que se desprende de un Madrid con mejor fondo de armario y que va a más y de un Barcelona que pierde fuelle a medida que se acerca el final de la temporada. Hay liga, señores. Y la vamos a disfrutar hasta el último instante del último partido.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts