Sábado, 3 diciembre, 2016

Barça- Inter: Cuentas pendientes
Barça- Inter: Cuentas pendientes

Barça- Inter: Cuentas pendientes

Fernando Polo/Sergi Solé

Las secuelas de la primera batalla contra el Inter no han caído en saco roto en el vestuario del FC Barcelona. Todos quieren estar en la gran final del Santiago Bernabéu pero antes arden en deseos de volver a verse las caras contra los pupilos de Jose Mourinho para tomarse una cumplida revancha tras los acontecimientos del pasado martes en el césped y los túneles del Giuseppe Meazza.

Casi todos los azulgrana afrontarán la gran cita de la temporada con cuentas pendientes. La imagen de Zlatan Ibrahimovic que acompaña estas líneas es sólo un ejemplo del juego subterráneo interista que encontró la complicidad del portugués Olegário Benquerença. Sólo habían pasado 30 segundos cuando el sueco notó cómo los tacos de Walter Samuel se paseaban por su gemelo izquierdo dejándole unas marcas como las vías del tren. Ibra no sólo se las tuvo con el argentino. Lúcio le tocó la cara cuando el balón estaba detenido. Zlatan ya ha tomado nota y, tras su discreta actuación contra su ex equipo, quiere desquitarse metiendo otro gol decisivo para acallar a sus críticos que contribuya a la remontada ante las narices de los centrales ‘nerazzurri’.

Leo Messi será el miércoles el más temido por el Inter. Al incontestable hecho de ser el mejor jugador del mundo se une su hambre de responder con fútbol a todos los que se dedicaron sistemáticamente a ‘acariciar’ sus tobillos mientras el tal Benquerença miraba al tendido. Cambiasso fue quien más le dio leña aunque Messi aún no ha olvidado que el 2-1 de Maicon vino precedida de una clara falta de Motta que el árbitro no pitó. Sergio Ramos ya sabe cómo las gasta Leo cuando alguien se atreve con él a patada limpia. Sergio Busquets también acabó hasta las narices de los tortazos de Motta

Hay más. Xavi Hernández, tranquilo donde los haya, alucinó cuando Mourinho no quiso admitirle las ayudas recibidas de Benquerença de camino a la caseta y le recordó incluso el arbitraje del noruego Tom Henning Ovrebo en el último Chelsea-Barça. El de Terrassa se guardó para el miércoles su réplica: fútbol y más fútbol del bueno. Piqué, objeto de penalti de Lúcio, y Alves, derribado en el área por Sneijder y pisoteado antes, llevan días con mucha adrenalina acumulada. Y hasta Pep Guardiola, que no entrará al trapo de ‘Mou’ pero va tragando avisando que “los 90 minutos serán muy largos”. Ya queda menos

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts