Domingo, 11 diciembre, 2016

Miguel Rico -Antes del Inter, está el Xerez
Miguel Rico -Antes del Inter, está el Xerez

Miguel Rico -Antes del Inter, está el Xerez

Después de caer en Milán, de muy mala manera, es como si el barcelonismo, aturdido por el golpe, hubiera perdido de vista la realidad. La mente de los culés, de manera casi unánime, está obsesivamente fijada en remontar la eliminatoria y, con perdón de la expresión, eliminar al Inter, por cojones y, así, a las bravas, ajustar cuentas con Mourinho y con la organización arbitral.

Un error grave y masivo. El Barça no debería perder ni un segundo torturándose por cómo perdió en el Giuseppe Meazza, ni creyendo que la culpa fue, exclusivamente, del calamitoso colegiado portugués. El Barcelona cometió, solito, fallos suficientes para que el Inter tuviera opciones de conseguir un resultado victorioso. Luego, es verdad, lo que acabó reflejando el marcador vino más de los perversos errores del señor Olegario Benquerença, que del acierto italiano. Pero antes se equivocó el Barça. Y eso es lo que hay que corregir. Lo otro, según lo visto en los tres últimos partidos, no tiene remedio. Y si lo tiene, no depende del equipo.

Por tanto, el éxito del empeño por llegar a la finalísima del 22 de mayo no pasa por la lamentación, sino por el convencimiento. No es cuestión de obsesionarse por cómo se ha perdido, sino en centrarse en cómo hay que ganar, No es cuestión – perdón una vez más – de cojones – que hay que ponerlos – sino de tener la cabeza fría para saber cómo ganar el partido de vuelta con un resultado que permita superar también la semifinal.

Y eso, en el particular y admirable caso del Barça, sólo es posible desde el despliegue absoluto de su repertorio futbolístico: en lo individual, con la reaparición de sus hombres determinantes desaparecidos en la ida, pero esencialmente en lo colectivo. La épica es el último recurso. Llega desde la desesperación, no desde la razón, y antes de llegar a eso, el equipo de Guardiola tiene argumentos para corregirse y corregir a quienes ya le dan por liquidado. Si el Barça juega bien en equipo,como sólo él sabe hacerlo, ni el marcador de Italia ni el árbitro de vuelta serán impedimento para llegar a la final del Bernabéu.

Pero todo esto, aún teniendo en cuenta la emotividad del momento, es un problema para la semana que viene. Antes de jugar contra el Inter, hay que hacerlo contra el Xerez y, además, ganarle porque estos días el Barcelona no sólo se está jugando la oportunidad de revalidar su título de campeón de Europa. También se está jugando la Liga.

Y si ante el Xerez (después de Milán más peligroso que nunca), el Barça sale al campo pensado en el Inter, no ganará al colista. El juego del campeón exige aplicar, en cada partido, los cinco sentidos. Si el campeón tiene la cabeza en otro sitio, los 57 puntos que les separan del Xerez quedarán en nada

Lo que le dijo Moratti al Barça …y lo que no dijo

Moratti, el dueño del Inter, agradeció en la comida oficial que el Barcelona, perjudicado por la nube volcánica, no se hubiera quejado a la UEFA por no aplazar la fecha del partido y obligarle a desplazarse en autocar. Lo que no dijo, sin embargo, el máximo representante italiano, es que ellos sí se hubieran quejado a la UEFA si el árbitro del partido -como ocurrió con Mourinho y Benquerença- fuese paisano de Guardiola.

Leo Messi contra Bernd Schuster, en Panamá

Poco a poco se conocen más detalles del partido benéfico que se jugará el 18 de julio en el estadio Rommel Fernández de Panamá y que enfrentará a un equipo denominado ‘Amigos de Messi’, contra una selección ‘Resto del Mundo’. El brasileño Zico dirigirá a Leo, que ha confirmado su presencia, y el combinado será dirigido por Bernd Schuster. La recaudación se destinará a distintos fondos de nutrición para países necesitados.

Sabía que…

Santiago Salvat, el líder de la candidatura promovida por Minguella y Medina, ultima los contactos para presentarse en sociedad la próxima semana

Una bandera del Barça ondea en Fontanella 5, la sede electoral de Jaume Ferrer, que aún no sabe cuando podrá inaugurarla oficialmente

Al Barça, pese al 67% de posesión que tuvo en Milán, le pitaron más faltas que al Inter (21-18) y también le enseñaron más amarillas (6-2)

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts