Domingo, 4 diciembre, 2016

Cuestión de pausa
Cuestión de pausa

Cuestión de pausa

Cristiano Ronaldo cometió un error en Almería encarándose con el público. En su sueldo, que no es modesto, entra soportar las descalificaciones de quien se esconde en el anonimato para hacerse el valiente. Eso ya lo sabe el portugués y debe aprender a convivir con estos gajes del oficio que conforman el lado negativo de su profesión. ¡No iba a ser todo bonito!

Cometió un error. Un futbolista de su categoría no puede perder el tiempo haciéndole gestos a nadie, y menos al que paga. No sé si es responsabilidad de Florentino o de Valdano, pero alguien tiene que preocuparse de marcarle una pausa en su vida. A mí, particularmente, no me gustó su juego ante el Barcelona. Le vi acelerado y excesivamente motivado. Con un grado menor de velocidad su juego hubiera podido causar estragos entre los azulgrana, pero le perdió su exceso de ganas.

Y me consta que es un tío estupendo. Y un profesional excepcional. Uno de los dos mejores del mundo, un futbolista espectacular que está haciendo y ha hecho historia en el fútbol. Pero lejos de la protección de Alex Ferguson, se le ve futbolísticamente huérfano. Le falta a Ronaldo la figura al lado de alguien que le calme y dosifique como hacía Ferguson. Yo recuerdo a aquel muchacho portugués que llegó a Manchester revolucionado y con un exceso de individualismo. Ferguson le calmó e hizo con él una excelente labor futbolística y educativa porque su última época en Inglaterra fue la mejor. Fue la época de los títulos, la época en la que Cristiano dejó a un lado el individualismo pensando exclusivamente en el equipo. Su mejor época, la que le validó para vestirse de blanco.

Eso mismo pasará en Madrid si los que mandan saben ponerle la pausa.

José Antonio Luque. Jefe de Deportes de Antena 3

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts