Jueves, 8 diciembre, 2016

¡Que viene, que viene!
¡Que viene, que viene!

¡Que viene, que viene!

El Barça ya está a cuatro pasos del Bernabéu. ¡Que viene, que viene!. Con una gran exhibición de fútbol se colocó en cuartos. El Camp Nou volvió a ver al campeón de Europa y el mejor jugador del mundo marcó otra vez, dejando claro que esta temporada hay una especial motivación entre los barcelonistas para llegar a la final. El Barça colocó su candidatura para repetir lo que nadie ha conseguido en Champions: ser dos años seguidos campeón. Llegar a la final en Madrid se ha convertido ya en el objetivo prioritario de los blaugrana.

Guardiola sorprendió sin alinear a Ibra en el titular, dando continuidad al trío que acabó jugando ante el Valencia con un alto nivel de eficacia. Era una decisión de riesgo y el resultado le dio la razón, aunque los que sienten cierta debilidad por el gigante sueco hubieran preferido menos sorpresas. Ibra había marcado en Alemania. Pero el partido de ayer no dejó heridos. Por eso es grande Guardiola. Ibra salió en la segunda parte y dio una magnífica asistencia a Bojan que marcó. Messi tuvo ocasiones por el centro con el sueco en el campo y el Barça se fue con un 4-0 contundente, claro, sin dudas y dejando en el aire una comparación inevitable con su máximo adversario en la Liga española, eliminado la semana pasada: el Barça es fiable.

Entre las muchas cuestiones positivas del triunfo de ayer, otra fue la de recuperar al mejor Touré, que rindió a un gran nivel como interior. Da la sensación de que el retorno de la Champions ha espoleado a los barcelonistas. La tensión de partido cada tres días le va a estos jugadores que necesitan semanas cortas para rendir al máximo

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts