Carvajal y Koeman se calentaron durante el clásico

Carvajal y Koeman se calentaron durante el clásico

| 2021-04-11

| Carlos Muñiz

Ronald Koeman mandó callar a Carvajal. No le gustó que animara a sus compañeros.

Dani Carvajal, que junto a Ramos lideró los ánimos a los suyos, tuvo un rifirrafe con el técnico del Barça en la recta final del partido, cuando llegaron las acciones más polémicas del clásico.

El Clásico que jugaron ayer Real Madrid y Barcelona fue raro porque un partido así, sin público en las gradas es menos partido. Pero eso no significa que todo estuviese en silencio. 



Los suplentes, los que acompañan a los equipos y también a los que están jugando y todos ellos, una buena cantidad de gente, tuvieron algo en común: sus quejas. Sorprende un poco que todos se quejan de todo lo que pita el colegiado y de lo que no pita. Vamos, no hubo afición, pero sí mucho ruido.

Las continuas quejas de los jugadores de la grada del Real Madrid acabaron en una ‘guerra’ entre Koeman y Carvajal y Ramos.

Los dos jugadores, lesionados, no pararon de gritar en la recta final del partido y Koeman les dijo que se callaran, especialmente a Carvajal. “¡Cállate, hostia!”, le dijo el entrenador azulgrana.
 



Koeman lloró todo el partido


"¡Míralo, hombre!", reclama un posible penalti. "Se tira", respondía Ramos. La tensión subía por momentos y Koeman estalló ante Carvajal: "Cállate, hostia", le gritaba el holandés al lateral.

Se guardaron lo mejor para el final. Con el Barça apretando, Koeman y Carvajal protagonizaron el 'otro' partido que se jugó en el Di Stéfano.

El lateral, que junto a Ramos lideró la animación a los suyos, tuvo un rifirrafe con el técnico del Barça en la recta final del partido, cuando llegaron las acciones más polémicas del partido.

Al final, el madrileño sonrió y Koeman se fue con el gesto torcido mientras rumiaba su posterior explosión ante los medios.

Ronald Koeman lloró en la ida y, obviamente, ha vuelto a llorar en la vuelta. Esta vez ha sido por el tiempo de descuento. El holandés plantó al periodista tras preguntarle si era penalti y por no llevar su mismo criterio. Llorón y maleducado.

Comenta con Facebook