Piqué no basta para tapar a Ter Stegen y el Laboratorio de Luis Enrique (4-3)

Piqué no basta para tapar a Ter Stegen y el Laboratorio de Luis Enrique (4-3)

| 2016-10-02

| Administrador

Fede Peris El Barça no ha sabido aprovechar el tropiezo del Real Madrid en casa con el Eibar y ha vuelto a perder en Balaidos encajando cuatro goles. Esta vez, a diferencia del pasado año, el equipo de Luis Enrique ha anotado tres goles en lugar de uno. Un denominador común en ambos partidos: el portero era Ter Stegen y en los dos encuentros ha encajado dos goles. La memorable actuación de Piqué (dos goles) no ha sido suficiente para enmendar los errores garrafales de Ter Stegen y de Luis Enrique con su famosa pizarra, que hoy ha naufragado de manera lamentable. Mucho presumió Luis Enrique en Moenchengladbach de las jugadas de estrategia creadas en el laboratorio de Unzué y de la pizarra mágica que gana partidos. Hoy ha sido la pizarra quien los ha perdido. La pizarra y los ataques de entrenador que le entran de vez en cuando a Luis Enrique cuando sabe que no puede contar con Leo Messi y, en lugar de intentar salir del atolladero alineando a los mejores, se pone a hacer experimentos copando la alineación inicial con cinco jugadores habitualmente no titulares. Y luego pasa lo que pasa. La pizarra de Luis Enrique no aprendió la lección del pasado año y el Barça ha vuelto a tropezar en la misma piedra. Es cierto que esta vez el equipo azulgrana has anotado tres goles, pero los cuatro del Celta han sido los mismos. También es cierto que al margen del penalti señalado sobre André Gomes (agarrón muy claro) hubo otras jugadas dentro del área del Celta en las que el arbitro se ha lavado las manos: derribos a Turan y Neymar en dos ocasiones). Pero no es excusa. El Barça, como en Alemania el pasado miércoles, ha saltado al césped de Balaidos sin actitud y con falta de concentración. El Celta ha salido volando con la intención de resolver el choque cuanto antes y lo ha logrado mientras los jugadores del Barcelona no sabían a qué jugaban. Barcelona's defender Gerard Pique (R) heads the ball to score a goal during the Spanish league football match RC Celta de Vigo vs FC Barcelona at the Balaidos stadium in Vigo on October 2, 2016. / AFP / MIGUEL RIOPA (Photo credit should read MIGUEL RIOPA/AFP/Getty Images) Los errores defensivos del FC Barcelona han hecho posible que Sixto anotara el 1-0 en el minuto 23. En el 31 era Aspas y en el 33 Mathieu en propia puerta. En diez minutos el Celta le había atizado tres goles al Barça. Y lo peor no era el resultado sino la imagen de impotencia barcelonista y el rendimiento de una clase media que no ha estado a la altura de las circunstancias. En el descanso ha debido haber bronca. Los jugadores del Barcelona han salido con otra actitud. Y con Iniesta en lugar de Rafinha. El Barça ha puesto cerco a la portería de Sergio. Iniesta ha tomado el mando y le ha servido el 3-1 a Piqué, que ha rematado a gol un portentoso remate de cabeza. Era el minuto 57 y mucho tiempo por delante. Luego ha llegado el 3-2 gracias a un agarrón claro a André Gomes que el árbitro ha convertido en penalti y que ha sido transformado por Neymar. Era el minuto 63. Media hora por delante para hacer la hombrada.

Ter Stegen lo estropea todo

El Barça acosaba al Celta y le encerraba en su área mientras llegaba con facilidad abriendo huecos en su defensa a través fundamentalmente de Arda Turan e Iniesta. Pero cuando ya se cantaba el 3-3, se veía venir, cuando los jugadores parecían haberse sobrepuesto a los errores de la pizarra de Luis Enrique y veían a su alcance el empate y la victoria, ha llegado el 4-2 que nadie esperaba. Una acción desgraciada de Ter Stegen intentando una exquisitez técnica con el pie le ha salido mal y Pablo ha anotado el 4-2. Ahí se ha acabado el partido y las esperanzas del Barça en un partido para olvidar. Uno más en Vigo. Sólo la memorable actuación de Piqué merece ser recordada. Portentoso y más "Piquenbauer" que nunca. Ha anotado dos goles de rabia y furia y aún pudo haber anotado otro más  (el segundo ha significado el 4-3 a tres minutos del final), ha tirado del equipo, lo ha empujado en pos del triunfo. Ha sido decisivo atrás y estuvo delante siempre que hizo falta. Y excelente en la transición del balón convirtiéndose en un centrocampista más. Piqué estuvo en todas partes, pero no fue suficiente para ganar un partido que perdió Ter Stegen y la pizarra de Luis Enrique empeñándose en alinear demasiados suplentes en campos que de antemano se adivinan complicados... Y más si no está Messi. Frivolidades, las justas. [caption id="attachment_271021" align="aligncenter" width="594"]VIGO, SPAIN - OCTOBER 02: Pablo Hernández of RC Celta de Vigo celebrates after scoring the winning goal against FC Barcelona during the La Liga match between Real Club Celta de Vigo and Futbol Club Barcelona at the Balaidos stadium on October 02, 2016 in Vigo, Spain. (Photo by Octavio Passos/Getty Images) s)[/caption]

Comenta con Facebook