2017-10-02 21:10 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Pedrerol intoxica con las banderas según le va en la feria

Censura la exhibición de banderas en el Camp Nou, pero le parece fantástico que el Madrid politice un partido llenando su campo de banderas.



A Josep Pedrerol, a quien hoy se le ha visto muy decepcionado porque el Barça no se negó a jugar ante el Las Palmas y así no perdió seis puntos, que era lo que pretendía Javier Tebas para animar La Liga, ha vuelto a dar hoy una muestra de sectarismo y de su capacidad para manipular la información según le va en la feria. Hoy ha vuelto a su catecismo y a su primera lección: El Real Madrid debe salir siempre guapo y el Barça feo en sus programas. Todo esto con siete puntos de diferencia entre el "imperial Madrid" y el "desastroso" FC Barcelona.

Las banderas del Barça y las banderas del Real Madrid

Esta vez Josep Pedrerol ha quedado retratado con el tema de las banderas. Históricamente, el periodista catalán se ha mostrado contrario a la exhibición de banderas esteladas en el Camp Nou. Pedrerol siempre ha defendido la teoría de que el fútbol no puede mezclarse con la política y ha censurado agriamente que en el Camp Nou se exhiban esteladas con total impunidad. A tanto ha llegado su persecución hacia la estelada que ha llegado a activar su periodismo de investigación mandando a sus becarios a preguntar a los aficionados que entraban en el campo del Barça con banderas esteladas si conocían su significado. Lógicamente, cuando el entrevistado era japonés, por poner un ejemplo, no tenía ni idea. Y Pedrerol ha escarbado tratando de buscar nexos de unión entre los intereses políticos catalanes y el FC Barcelona investigando sobre el origen de las banderitas que se repartían en el Camp Nou para denunciar lo feo que está que la política se meta en el fútbol. No le gusta mezclar la política con el fútbol aunque a él le guste ejercer de aprendiz de político llenando su programa deportivo de política (cuando no tiene temas de violencia, que le apasionan).



Ayer el Bernabéu se llenó de banderas españolas, que no del Real Madrid, politizando el partido que enfrentó al Real Madrid con el Espanyol. A Pedrerol esta vez le ha parecido fantástico, esta vez no se ha acordado de criminalizar la mezcla de fútbol y de política. Tampoco ha querido saber de dónde ha salido la iniciativa ni quién repartía las banderas y octavillas políticas fuera del estadio. Y mucho menos se le ha ocurrido protestar porque el presidente del Real Madrid ha permitido una manifestación política, que nada tenía que ver con el partido, en su estadio. Pedrerol no lo ha hecho porque no se atreve y porque los palos los reserva en exclusiva para Josep Maria Bartomeu, quer así lo pone en su guión. 

Josep Pedrerol ha quedado retratado. Retratadísimo. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados