Sábado, 3 diciembre, 2016

Real Madrid, 3 – Barça, 1
Real Madrid, 3 – Barça, 1

Real Madrid, 3 – Barça, 1

No seré tan iluso de cuestionar la inmensa calidad del argentino, pero me parece inaudito que el establishment y el famoso entorno azulgrana hayan ninguneado a dos jugadores españoles que hubieran trasladado con su Balón de Oro el éxito azulgrana al consumado de la selección de Del Bosque en Sudáfrica. 

No sé si es una simple cuestión política y de nacionalismos llevados a un extremo infantil o, lo que sería más grave, un afán por fastidiar a los madridistas, quien en su gran mayoría prefería que el ganador hubiese sido un chaval humilde, honesto, manchego y madridista de cuna como es Iniesta.

Ahí radica el problema. Muchos culés no soportaban la idea de que los blancos festejásemos con naturalidad un Balón de Oro para el héroe de la final del soccer city. Pero más inaudito es todavía que la caverna mediática azulgrana no haya puesto el grito en el cielo porque no hayan dado el Balón de Oro a Xavi, catalán de pura cepa y símbolo irreductible de La Masía culé. En su casi pueblerina falta de autocrítica, han llegado al extremo de ningunear a los suyos con tal de aplaudir un balón de oro que todos sabemos que lleva truco.

El Mundial que hizo Messi con Argentina fue para mirárselo varias veces. No se puede dar un Balón de Oro a un futbolista porque tenga grandes actuaciones ante el Zaragoza o el Betis. Yo me quedo con ese once mundial en el que hay seis jugadores de  La Roja, me quedo con la sencillez en la derrota y els saber estar de Vicente Del Bosque y, por supuesto, felicito públicamente a Mourinho porque con su Balón de oro ha vuelto a dejar claro que la apuesta de Florentino en verano era un éxito.

Que los culés se lo miren bien y no saquen tanto pecho. En cuanto a Balones de oro, Real Madrid, 3 – Barça, 1. Ellos tienen a Messi y nosotros a Mourinho, Cristiano y Kaká. No hay color. Bueno, sí. El blanco.

 

Ver: Opinión Pedro Riaño

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts