Lunes, 5 diciembre, 2016

Para la gran mayoría no hay debate
Para la gran mayoría no hay debate

Para la gran mayoría no hay debate

Si la Federación hubiera pedido a los jugadores de Barça y Madrid que acortaran sus vacaciones para llegar con más rodaje al amistoso de México, no tengo dudas de que todos habrían aceptado encantados. Puede que ese haya sido el error. Al margen de la citación de sus clubes, Hierro podía haber mediado para que regresaran antes y se habían eliminado argumentos que han contaminado el partido. ¿Dónde está el debate? Es cierto que el amistoso viene a contramano y que nuestros internacionales apenas se han entrenado. Pero hoy, justo un mes del mayor logro de nuestra historia, hasta eso suena anecdótico en comparación con lo que significa jugar en este equipo. Y no sólo hablamos del orgullo de vestir la camiseta. Ahora existe la responsabilidad de representar al campeón del mundo.

Porque la servidumbre de los campeones nos obligará a aceptar determinados compromisos. Ningún equipo que ha ganado el título antes, ha renunciado a los sustanciosos contratos que llueven sin parar. Seguro que no llegamos al abuso que en Brasil o Argentina hacen de su selección, pero tampoco renunciaremos a sacar tajada. Ni que decir tiene que los rivales nos verán con otros ojos. Ahora, el objetivo es batir a los que acaban de levantar la copa dorada. Del Bosque nos dio a todos una lección en Sudáfrica. Manejó el grupo con sabiduría y temple. Hoy hará lo mismo. ¿O hemos olvidado ya que el pasado año jugó la Copa Confederaciones sin Iniesta y aquello se acabó pagando muy caro? Menos debate y más confianza en un equipo que nos seguirá haciendo disfrutar.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts