Viernes, 2 diciembre, 2016

Miguel Rico – Lo que le dijo Laporta a Rosell
Miguel Rico – Lo que le dijo Laporta a Rosell

Miguel Rico – Lo que le dijo Laporta a Rosell

Cuando, al iniciarse oficialmente la carrera electoral, se le preguntó a Sandro Rosell por su relación con Joan Laporta, el entonces precandidato respondió insistiendo mil veces en que, a estas alturas de la película, sólo quería recordar los buenos momentos. Aquellos que les llevaron a ganar, juntos, las elecciones del 2003. Una salida, digamos, diplomática que, muchos, la mayoría, interpretaron como un ejercicio de absoluto cinismo.Vamos, que no le creyeron.

Ayer, separados y aún revueltos por la querella del primero de julio, el saliente presidente Laporta fue sometido a la misma cuestión y su respuesta, prácticamente, fue idéntica a la del presidente entrante. Laporta, con tanta sinceridad o con tanto cinismo como el que mostró Rosell, también se remitió a los buenos momentos y, poco más o menos, repitió en público lo que, a nosotros, nos contaron que, en privado, le dijo a Sandro el domingo cuando, con las cámaras inmortalizando el momento, le tenía fundido en un sincero (?) abrazo de felicitación.

Y es que los más próximos a la escena nos han apuntado lo que creyeron entender y que, efectivamente, va en línea con las declaraciones que hizo ayer Laporta… aunque, por supuesto, salpicadas con la particular personalidad del presidente. De entrada, no le llamó Alexandre sino Sandro y, a continuación, le dijo lo siguiente: “Ahora mismo tengo sólo presente que tú también me has ayudado a ser el mejor presidente de la historia y quiero que sepas que, desde este momento, estoy a tu disposición. Mucha suerte”. Acto seguido, cada uno por su lado. Rosell, a celebrar su fiesta en el Nuba; Laporta, apoyado en su coche, fue despedido por Oliver con un emotivo abrazo, rumbo al primer día de su nueva vida.

A partir de aquí, cabría suponer que el proceso de transición no debería ser lo convulsivo que casi todo el mundo temía. Hasta donde sabemos, Rosell, consciente de que Laporta está legitimado hasta el 30 de junio, dejará hacer al presidente. Y Laporta, que ayer lo ratificó públicamente, también está dispuesto a colaborar y no meterle ni un gol por la escuadra ni un palo en las ruedas. Y no sólo eso. Igualmente aseguró que, en cuanto salga del club, no piensa hacer ningún tipo de oposición: “No haré lo que me hicieron a mí. Yo no haré nada que perjudique al presidente del Barça”. Un gesto que, desde luego, le honra y sitúa a Rosell en un escenario de tranquilidad que, ganado en justicia, merece.

Total, que el cambio empieza del mejor modo posible. Con el tándem Laporta-Rosell subrayando como hace siete años que el Barça es lo primero. Fantástico mensaje.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts