Sábado, 10 diciembre, 2016

Miguel Rico -Cesc, ahora o… el año que viene
Miguel Rico -Cesc, ahora o… el año que viene

Miguel Rico -Cesc, ahora o… el año que viene

Desde Londres, a lo largo de las últimas semanas, nos han hecho llegar todo tipo de informaciones con respecto a Cesc Fàbregas. Por ejemplo, según las distintas fuentes, el precio ha oscilado entre los 60 y los 90 millones de euros. Una barbaridad. Y además, se han filtrado diferencias insalvables entre la cúpula del Arsenal y la directiva de Joan Laporta. Tanto es así, que se llegó a publicar que los ingleses -molestos porque el Barça había hablado con el jugador antes que con ellos- sólo negociarían el traspaso de su capitán, a partir del 14 de junio, con el nuevo presidente del FC Barcelona.

Paralelamente, aquí, Cesc, aunque eternamente agradecido al Arsenal y a Arsène Wenger, reconocía que quería venir al Barça cuanto antes. Exactamente lo mismo que admitían voces autorizadas del Barcelona. Interesa repatriar a Cesc lo más pronto posible.

Sin embargo, desde el Camp Nou, siempre se negó que ya hubiera hecho una oferta por el futbolista y también rechazó todas las cifras que se estaban barajando. Es más, fuentes de toda solvencia juraban y perjuraban que el Arsenal no había informado del precio de Cesc.

Ahora, para demostrarlo y coincidiendo con la apertura del libro de pases, el Barcelona ha dado un paso más y, por escrito, ha realizado su primera oferta formal.Una cifra que no tiene nada que verlas publicadas ni con las lógicas expectativas del Arsenal. Y es que, a día de hoy, la primera oferta por Cesc Fàbregas no llega a los 40 millones de euros. Incluso puede que esté más cerca de los 35 que de los 40… y lejos de los 60 en que, dicen, podría cerrarse rápidamente el acuerdo entre clubs.

Esta propuesta de casi 40, que los ingleses ya han rechazado y que, por consiguiente, no será la única oferta del Barça, tiene como objetivo básico provocar su reacción. Y, claro, existe conciencia de que el Arsenal primero dirá que no vende y luego pedirá mucho más de lo ofrecido, pero, a partir de ahí, sea lo quesea, podrá empezarse a hablar. Cosa que hasta ahora, no se había hecho.

La esperanza del Arsenal es que Laporta, a quien creen presionado por intereses electorales, acabe pagando el gusto y las ganas. Algo que el Barça desmintió ayer contundencia. No hay prisa. Y menos sabiendo que Cesc le ha dicho al Arsenal que quiere volver a casa…y, conociendo también, la postura de los entrenadores. Guardiola y Vilanova, entienden que Cesc es un refuerzo estratosférico pero, al mismo tiempo, están dispuestos a esperarle, como esperaron a David Villa, un año más.

Por tanto, el desenlace depende del Arsenal. Debe elegir entre quedarse con un jugador que quiere irse y que se acabará yendo tarde o temprano, o hacer negocio con el Barça a precio de mercado. No como cuando Overmars, Petit, Hleb y/o Henry.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts