Lunes, 5 diciembre, 2016

Emilio Pérez de Rozas – El Barça como obsesión
Emilio Pérez de Rozas – El Barça como obsesión

Emilio Pérez de Rozas – El Barça como obsesión

Pasemos página, pero no olvidemos. Pasemos página porque el rival, el tipo de adversario, la manera de ganar, de pasar, no vale la pena de recordar. Y, además, pasemos página porque mañana hay otra prueba. Este equipo, esta plantilla, este cuadro técnico ha llegado a ser tan grande, tanto, que incluso quemando etapas siempre le quedan retos. Y el próximo, además de ser el último, es el definitivo, el que vale, aquel que te corona como el mejor de los mejores, el que te permite irte de vacaciones con la cabeza alta tras haberte proclamado campeón de la Liga más apasionante de la historia, ante el adversario más duro al que jamás se ha enfrentado nadie. Y eso, amigos, eso sólo está al alcance del conjunto de Pep Guardiola, que se ha convertido en el líder de un grupo que ha convertido los sueños en realidad siendo, lo siento señor Mourinho, la obsesión de todos los entrenadores del mundo, incluido usted, que quisiera jugar como juega el Barça pero no puede, no sabe, ni lo intenta, ni con once, ni con diez, ni en la Liga, ni en la Champions, ni en casa, ni fuera. Por eso a usted lo recordarán en los libros como un ganador, cierto, como un resultadista, verdad de la buena, de la auténtica, pero nadie memorizará sus alineaciones (a usted le importan poco los nombres, las personas) y mucho menos se hablará de su estilo de ganar, de vencer. Si quisiera entrar en la historia (objetivo que sólo persigue para su currículum, al que pronto añadirá, ya verá, el nombre del Real Madrid) jugaría, además de para vencer, para convencer. La victoria queda en los libros, pero la forma de jugar se graba en la memoria de la gente. Pasemos página pero no olvidemos. Digámosle al oído a Messi que, cuando el

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts