Martes, 6 diciembre, 2016

Ibrahimovic y Bojan, hay pólvora
Ibrahimovic y Bojan, hay pólvora

Ibrahimovic y Bojan, hay pólvora

Llega el tramo decisivo de la temporada, con la Champions y la Liga en juego, y el Barça tiene engrasado todo su arsenal goleador. Con Messi y Pedro batiendo récords personales, la buena noticia es que el punto de mira de Ibra y Bojan mantiene intacta su precisión. Juntos marcaron en la primera jornada ante el Sporting y la última frente a Osasuna. Entre los cuatro han marcado 74 de los 102 goles (el Madrid contabiliza 95), un ilustrativo 72,5%, y el festival aún no ha concluido. Quedan 10 choques de Liga y, si nada se tuerce, cinco de Champions.

El cuerpo técnico andaba preocupado por la ansiedad del sueco. No por su falta de puntería, porque todo termina, sino por la mella que hacía en su estado de ánimo. El gol de penalti en Zaragoza y el que abría el marcador ante Osasuna le han devuelto la confianza. Con el Inter 08-09, su etapa más efervescente en el ‘Calcio’, sumaba 15 goles a estas alturas de la Liga, sólo uno más que en el Barça. No había para tanto.

Bojan también ha mostrado su cara más infalible. En dos de los últimos tres partidos, el delantero de Linyola ha recuperado la autoestima que el banquillo ponía en duda. Nadie como él sabe explotar los minutos que está sobre el césped, aunque sean muy pocos para un jugador de su calibre. Sus estadísticas desvelan que en la Supercopa de España (Athletic) y en la Champions (Stuttgart) marcó al minuto de salir. En Liga (Sporting y Osasuna) dio en la diana al cuarto de hora de salir y en la Copa (Cultural Leonesa) enchufó dos en cuatro minutos. Tiene muy poco que envidiar al resto, porque si Pedro se ha exhibido en seis competiciones oficiales y Messi en cinco, él ha visto puerta en cuatro. Es el revulsivo que precisa el equipo y Pep se felicitó por ello.

A Bojan se le vio ayer muy sonriente durante la sesión. Los últimos goles le han sentado de maravilla. “Lo importante es que tengo confianza para jugar en el equipo. Cada gol es un plus de confianza”, subrayó ayer.Confesó, además, que ha aprendido a esperar su turno. “Es muy importante saber llevar el fútbol desde el otro lado, sin tener minutos y luchando”. Nota buenas sensaciones. “Quiero triunfar aquí”. Queda claro. Ibra también estaba radiante, ‘molto contento’, como acostumbra a decir. El sueco no ocultó que “he pasado un momento muy duro” pero los goles curan todas las heridas. “Ahora me siento feliz. Un delantero vive de los goles y yo no soy una excepción. Marcar es importante para el equipo, para la afición y para mí”, añadió.

Maxwell, feliz por su amigo

Para Maxwell, darle una asistencia liberadora “fue un privilegio. Me sentí muy contento”. El brasileño, uno de sus mejores amigos, aseguró que “sólo estaba enfadado consigo mismo. Siempre quiere marcar. Es normal”

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts