Logo madrid-barcelona.com
Logo Twitter MADRID-BARCELONA
Logo Facebook Madrid-Barcelona
Un hombre mayor con dolor de cabeza mientras está sentado en un automóvil.

La DGT ajusta la normativa de renovación del carnet para mayores de 65 años

Nuevas medidas de la DGT buscan mejorar la seguridad de conductores mayores con revisiones más frecuentes y rigurosas

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido implementar cambios importantes en la normativa de renovación del carnet de conducir, específicamente para los mayores de 65 años. Esta medida tiene como objetivo minimizar al máximo los riesgos tanto para los propios conductores como para los demás usuarios de la vía, teniendo en cuenta las capacidades que pueden variar con la edad.

Las medidas adoptadas no solo buscan prevenir accidentes, sino también permitir que los mayores mantengan su independencia y calidad de vida mientras se encuentran en condiciones de conducir. Al aumentar la frecuencia de las revisiones médicas, se garantiza que los conductores mayores puedan adaptarse a sus capacidades actuales, prolongando su autonomía de manera segura.

Hombre mayor conduciendo un automóvil en una carretera con un puente en el fondo.
La DGT ha decidido ajustar la frecuencia con la que los mayores de 65 años deben renovar su carnet de conducir | Imagen generada por IA

Cambios en la frecuencia de renovación

La DGT ha decidido ajustar la frecuencia con la que los mayores de 65 años deben renovar su carnet de conducir. Ahora, aquellos con edades comprendidas entre los 65 y 69 años deberán renovar su carnet cada cinco años. Para los conductores de 70 años en adelante, la renovación deberá hacerse cada dos años. Este cambio responde a la necesidad de asegurar que las capacidades de los conductores mayores se evalúen con mayor frecuencia, garantizando así su aptitud para manejar de forma segura.

Evaluaciones médicas rigurosas

Para acompañar estos cambios en la normativa de renovación, la DGT también ha intensificado las pruebas médicas requeridas durante el proceso. Los exámenes incluirán pruebas de visión, audición, coordinación, y una revisión de las capacidades psicológicas y cognitivas. Estas evaluaciones buscan detectar cualquier deterioro que pueda comprometer la seguridad vial, asegurando que los conductores mayores estén en condiciones óptimas para conducir.

Con estos cambios, la DGT espera reducir significativamente los riesgos asociados a la conducción en la tercera edad. Estas nuevas normativas subrayan la importancia de la movilidad y la independencia para los mayores, asegurando que sigan siendo conductores seguros y responsables. A largo plazo, la DGT confía en que estas medidas contribuirán a una mayor seguridad vial y a una mejor calidad de vida para los conductores mayores.