Logo madrid-barcelona.com
Logo Twitter MADRID-BARCELONA
Logo Facebook Madrid-Barcelona
Un agente de la Guardia Civil de Tráfico con chaleco reflectante interactúa con un conductor en un control de carretera.

La DGT obliga a llevar este dispositivo a partir de este mes.

A partir de julio de 2024, los coches nuevos deberán llevar un EDR para mejorar la seguridad

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene como una de sus principales misiones mantener la seguridad en las carreteras españolas. Para lograrlo, utiliza señales, limitaciones de velocidad, radares, agentes de tráfico, normas de conducción y muchos otros elementos que forman un entramado de control y prevención de accidentes.

A pesar de los avances tecnológicos y científicos que han hecho que los vehículos sean más seguros, siempre existe el riesgo de accidentes. Estos, en muchas ocasiones, ocurren por descuidos o por no cumplir las normas de conducción. Algunos factores comunes que causan accidentes incluyen el exceso de velocidad, conducir bajo los efectos del alcohol y el uso del móvil al volante.

Medidas de Seguridad para Reducir Víctimas en Carretera

Desde las autoridades superiores a la DGT, se han establecido directrices para reducir a cero las víctimas mortales en las carreteras para el año 2050. Un programa diseñado en Bruselas propone introducir cada vez más medidas de seguridad en los vehículos, conocidas como ADAS (Advanced Driving Assistance Systems), que incluyen varias ayudas a la conducción como el mantenimiento de carril, detección de obstáculos marcha atrás, frenado de emergencia avanzado, señal de parada de emergencia, asistencia de velocidad inteligente, detector de fatiga, pre instalación de alcoholímetro y caja negra para grabar eventos.

Rueda de un coche en una carretera con líneas blancas.
Uno de los elementos clave de los sistemas es el Registrador de Datos de Eventos | Pixelshot

El EDR: Nuevo Dispositivo Obligatorio en Coches

Uno de los elementos clave de los sistemas ADAS es el Registrador de Datos de Eventos (EDR), similar a las cajas negras de los aviones. Este dispositivo, que será obligatorio en todos los coches nuevos a partir de julio de 2024, tiene como objetivo reducir el número de víctimas en las carreteras. El EDR se coloca debajo del asiento del conductor y cuenta con un microchip que guarda diversos datos sobre la conducción del coche.

Funciones del EDR en la Seguridad Vial

El EDR graba la telemetría del coche, incluyendo la aceleración, velocidad, ángulo de giro, fuerza G, revoluciones por minuto del motor y frenada, entre otros. Este dispositivo registra las circunstancias de un siniestro en caso de que se active algún elemento del sistema de retención. Según la web de Mapfre, el sistema comienza a funcionar durante los cinco segundos previos a un impacto.

Preocupaciones sobre la Privacidad de los Conductores

A pesar de sus ventajas, algunos conductores temen que el EDR pueda violar su privacidad, proporcionando datos a la DGT o a las aseguradoras, lo que podría resultar en sanciones o perjuicios. Sin embargo, la cantidad y tipo de información almacenada varía según el fabricante y no existe una estandarización de los datos recogidos.

Acceso a Datos del EDR tras un Accidente

Los datos registrados por el EDR se bloquean una vez almacenados y pueden ser leídos posteriormente mediante un software específico. Otra funcionalidad del EDR es que puede activar el sistema de llamada de emergencia del vehículo, proporcionando a las autoridades información crucial sobre lo que ocurrió antes y durante un accidente.

Objetivo: Mejorar la Seguridad y Reducir las Víctimas

La implementación del EDR es un paso significativo hacia la mejora de la seguridad vial. Al proporcionar datos detallados sobre los accidentes, las autoridades pueden entender mejor las causas y trabajar en medidas preventivas. La DGT y las directrices europeas buscan que la tecnología contribuya a salvar vidas y reducir el número de heridos en las carreteras.

El Futuro de la Seguridad en las Carreteras

Con la obligatoriedad del EDR a partir de julio de 2024, los conductores deberán adaptarse a este nuevo dispositivo. A pesar de las preocupaciones iniciales, la finalidad principal es clara: mejorar la seguridad vial y acercarnos a un futuro con cero víctimas en las carreteras.