El Nuevo Bernabéu se convierte en el hazmerreír de Europa

El Nuevo Bernabéu se convierte en el hazmerreír de Europa

| 2023-09-23

| Fede Peris

El diseño del proyecto no se parece en nada a lo que prometían, algo que también está afectando al césped del estadio.

Florentino Pérez prometió que el Nuevo Bernabéu se convertiría en todo un puntal en Europa y triunfaría por su bonito diseño y comodidad para albergar distintos tipos de eventos. Estando prácticamente finalizadas las obras para la mejora del feudo blanco, la realidad dista mucho de las falsas promesas del presidente del Real Madrid.

El Bernabéu se ha convertido en fruto de memes y en el hazmerreír de las redes sociales, especialmente por el diseño final de su estadio, pero también por el estado del césped. Ha quedado claro que está mal cuidado y esto terminará afectando económica y deportivamente al cuadro madridista.

El Madrid tiene el peor césped de Europa

La principal novedad que ha presentado las obras del Santiago Bernabéu es su cubierta retráctil, pudiendo tapar el techo del estadio en el caso de que así se considere necesario, pero ha quedado patente que esta decisión está afectando a su césped.

La cubierta del Bernabéu no sirve para absolutamente nada porque, como está quedando demostrando, el diseño y la estructura del estadio está impidiendo que el césped vea el sol y se acaba destrozando por sí mismo, provocando que haya que cambiarlo constantemente.



Estos cambios constantes de césped suponen un grave perjuicio económico para el Real Madrid, que no para de perder dinero por culpa de su maltrecho césped y de, como no, el diseño final del Nuevo Bernabéu.

El Camp Nou volverá a superar al Bernabéu

El Camp Nou, que ha iniciado su renovación partiendo de 99.000 espectadores (el estadio más grande de Europa), verá ampliado su aforo a 106.000 espectadores cuando acaben las obras. Es decir, 22.000 espectadores más de los que será capaz de albergar el remodelado Bernabéu.



Florentino dijo que las obras acabarían a mediados de 2022, pero se equivocó de un año y medio. Mucho menos de lo que se ha equivocado con Mbappé. Tampoco mencionan los voceros del régimen de Florentino el constante cambio de césped que exige el recinto. Ninguno aguanta las condiciones de la construcción.

Y aunque parece que solo el Barça se endeuda, el recinto madridista supone para el Real Madrid un endeudamiento de 800 millones, que serán 1.200 sumando los intereses. Por supuesto, que generará ingresos, los justos, como todos los demás estadios del mundo, y esos ingresos tardarán muchos años en compensar el coste total de las obras. 





El Tour y las actuaciones musicales hace muchos años que están inventados en otros recintos que no presumen con pomposidad, como la claca mediática de Florentino con un estadio que se le ha quedado pequeñito antes de inaugurarlo a un club de la grandeza del Real Madrid.

En el antiguo Bernabéu apenas cabían 81.044 personas. Una vez concluidas las obras mastodónticas y faraónicas de Florentino, el aforo del coliseo madridista quedará en 84.000 asientos. Es decir, el nuevo Bernabéu, orgullo del madridismo, aunque parezca una lata de sardinas, apenas crece después de cuatro años de obras y será un recinto pequeñito que se quedará muy lejos del aforo que tenía y tendrá en el futuro el Camp Nou.