El Madrid no puede con el Barça ni con una más durante una hora (3-1)

El Madrid no puede con el Barça ni con una más durante una hora (3-1)

| 2023-01-19

| Fede Peris

El Barça elimina en la prórroga al Real Madrid de la Supercopa femenina después de jugar con inferioridad numérica durante una hora.

El FC Barcelona jugará la final de la Supercopa ante la Real Sociedad después de eliminar al Real Madrid en el décimo partido victorioso de la historia. El partido ha llegado a la prórroga y ahí el Barça ha impuesto su ley. El Barça ha jugado una hora en inferioridad por la expulsión de Irene Paredes a los 63 minutos de la segunda parte.

Aún así, con una jugadora menos durante una hora, el Barça ha dejado claro que la diferencia que le separa del Real Madrid es abismal. Sin sus dos mejores jugadores, Alexia Putellas y Carolyn Graham Hansem, el Barça le ha dado otro baño de juego al Real Madrid, aunque el resultado haya sido más apretado que nunca.



Después del 0-4 de hace unas semanas en la Liga, el 1-3 le sabe a gloria a Toril, entrenador del Real Madrid, que el pasado año, en este mismo partido, manifestó que el Real Madrid ya estaba a la altura del Barça. 

Pero lo que se ha visto sobre el terreno de juego le deja en evidencia. El Barça ha dominado el partido, ha tenido el balón, ha desarbolado a su rival y no le ha dejado dar dos pases seguidos. Ha llegado con facilidad al área de Misha cuándo y cómo ha querido. Esta vez, este equipo acostumbrado a golear a todos sus rivales, no ha tenido la pegada que le es habitual. Pero ha llegado, ha generado juego y mucho peligro. 



Pero solo ha entrado en la primera mitad un gol. Un golazo de Claudia Pino en el minuto 22 con un disparo lejano ajustado al poste. El Barça dominaba a placer y el Real Madrid casi ni salía de su área ni traspasaba el línea de medio campo. Era mucho equipo lo que tenía delante.

Toril, el entrenador del Real Madrid femenino, tenía un plan para plantarle cara al Barça. Lo avisó en la rueda de prensa previa y lo confirmó en cuanto empezó el partido: el autobús atras delante de la portera Misha, y a resistir en busca del 0-0 final, la prórroga y los penaltis, esperando que la fortuna hiciera así posible el primer triunfo del Real Madrid sobre el Barça después de nueve clásicos saldados con derrota para las blancas.



Las jugadoras de Giráldez se pasaban la pelota sin apenas oposción desde el primer minuto y ha dominado el partido de cabo a rabo. Las del Real Madrid corrían detrás del balón sin encontrarlo. El Barça construía y el Real Madrid destruía. La diferencia de nivel era enorme.

Y el gol de Claudia Pina ha servido para que el Barça ganara en confianza. Las ocasiones se han sucedido ante la portería de Misha mientras sus compañeras apenas pasaban del centro del campo y convertían a Sandra Paños en una espectadora más. Era normal. Las jugadoras del Real Madrid, que han abusado de la violencia con la permisividad arbitral, apenas daban dos pases seguidos antes de perder el balón. Y el Barça llegaba cuándo y cómo quería.



Tuvieron el gol en sus bota Pina, Geyse y Aitana, pero la pelota no entraba, aunque difícilmente podrá encontrar el Barça a un rival más rendido y un partido más tranquilo. Las grandes estrellas fichadas por Florentino Pérez a golpe de talonario (cinco este año) no ha servido para nada. el Barça jugaba a fútbol, el Real Madrid a nada.

Eliminado de la Champions y sin opciones en LaLiga, y ya sin Supercopa, el Real Madrid, que no ha ganado nada en los últimos tres años, solo puede aspirar a ganar la Copa gracias a la derrota del Barça en los despachos después de ganar por 0-9 en el césped. Un error burocrático puede permitir a este Real Madrid ganar algo y justificar la fortuna que ha dilapidado Florentino Pérez en este equipo.

El Barça ya es finalista en la Supercopa y eso que en el minuto 53 el Real Madrid ha empatado de falta en su primer disparo a puerta en todo el partido.  El Barça no se ha descompuesto, Geyse Ferreira, a lo Messi, ha burlado, como ya hiciera en la primera mitad, a tres contrarias, pero el balón ha salido rozando el poste.

Y en el minuto 59 ha llegado el golpe de gracia para el Real madrid con la expulsión de Irene Paredes por una doble amarilla, reclamada como es tradición con vehemencia por las jugadoras madridistas, que lo llevan en el ADN.

Al Madrid se le ha puesto el partido de cara después de haber rozado la vergüenza con su juego durante los 59 minutos anteriores. El Barça ha tenido que jugar media hora en inferioridad numérica. Responsabilidad del Barça ha sido no llegar a este momento con cuatro goles de ventaja, que pudieron haber llegado perfectamente por las ocasiones creadas.

Con una menos, el Barça ha seguido llegando, pero sin perforar la portería de Misha. Girández ha sacado del campo a Claudia Pina y ha dado entrada a Mariona Caldentey para ganar poderío en el centro del campo. El Madrid ha seguido entrando con violencia, pero distribuyendo las tarjetas para no perder su superioridad numérica. Y simulando acciones, como Athenea ante un choque con Luzy Bronce con el balón el juego.

Ha habido una mano del Real Madrid dentro del área en el minuto 72, que naturalmente no se ha pitado. Y ya con una jugadora más, el Real Madrid ha conseguido dar dos pases seguidos, pero sin crear peligro. 

El partido ha llegado a la prórroga y ahí, en el minuto 96, se ha producido la primera y única intervención de Sandra Paños en un inocente centro-chut, la portera del Barça que hoy ha sido una espectadora más. Pero el fútbol finalmente acaba haciendo justicia. Una hora en inferioridad numérica merecía un premio para las jabatas de Giráldez. Y ha llegado a través de un doble penalti que le han hecho a Lucy bronce: primero zancadilla, después empujón. Dos en uno. Mariona se ha encargado de subir el 2-1 al marcador. Y Sandra Paralluego ha subido al final de la prórroga el 1-3 aprovechando una excelente cesión de Oshoala.

Otro triunfo del Barça sobre el Real Madrid. Baloncesto, fútbol, ahora fútbol femenino. 2023 no es el año de Florentino Pérez, a quien esta derrota debe habere sentado a cuerno quemado.

Comenta con Facebook