Fue un funeral: Quejas por la transmisión de la Supercopa en Movistar

Fue un funeral: Quejas por la transmisión de la Supercopa en Movistar

| 2023-01-16

| Fede Peris

La transmisión de tres madridistas, sin representación del Barça, convirtió al FC Barcelona en el convidado de piedra, en el simple rival contra el que jugaba el Real Madrid.

No podía ser de otra forma. Movistar + juntó a tres madridistas en la narración de la final de la Supercopa y pasó lo que tenía que pasar: fue un funeral. Carlos Martínez, Julio Maldonado (Maldini) y Álvaro Benito realizaron una transmisión en clave madridista de acuerdo a lo que les salía del corazón... ¿o dirigidos por el guión de Movistar?

Movistar ningunea al Barça

Que Movistar ningunee al Barça tampoco es ninguna novedad. Llevan años haciéndolo con el baloncesto, obviando que los partidos que transmiten del Barça concentran a una amplia mayoría de audiencia barcelonista, pero aún así persisten en enfocarlo hacia el público madridista, que para Movistar es el único que existe en España.



Que Real Madrid y FC Barcelona iban a jugar la final de la Supercopa era previsible. Lo normal en una televisión de pago plural es que para ese partido hubiera representación de ambos equipos en la narración. Dejando de lado al narrador, uno del Real Madrid y otro del Barça. A veces lo hacen, pero esta vez las presiones han debido ser muy fuertes. Y ya sabemnos por dónde van los tiros y quién mueve los hilos de este tinglado.

Un equipo madridista

El narrador, Carlos Martínez, madrileño, formado en la cantera de la prensa mediática favorable a Florentino Pérez. Cadena Ser, Canal Plus y ahora Movistar. En su favor, que aunque se lo nota su querencia hacia el Real Madrid parece que trata de disimularlo.



A su lado Julio Maldonado, 'Maldini', otro producto de la cantera periodística madrileño/madridista formado en Marca, As, Cadena Ser, Cope y Canal Plus. Le cuesta tan poco lanzarle flores al Real Madrid como buscarle las cosquillas al Barça.

Y el tercero en discordia, Álvaro Benito, no es madrileño, aunque sí de la periferia, Salamanca, zona madridista por excelencia. Exjugador del Real Madrid, ex entrenador del Real Madrid y exazote del Barça como tertuliano en El Chiringuito. Y ahora en As y Cadena SER. Un currículum impresionante.



¿Tanto le cuesta a Movistar encontrar a uno del Barça, que no sea Abelardo, para que la transmisión pueda ser más neutral?

La transmisión de la Supercopa fue un funeral

La transmisión de la final de la Supercopa estuvo realizada siempre en clave madridista. Si el Barça jugaba bien era porque el Madrid cometía errores. Si el Barça se ponía por delante en el marcador, discurrían sesudas soluciones para que el Real Madrid lo arreglara. 



El abonado de Movistar + del Barça merece un poco más de respeto, aunque solo sea porque paga. Sabe mal pagar para escuchar transmisiones en las que directamente te convierten en el enemigo. Porque los buenos siempre visten de blanco, aunque pierdan.

Si Lewandowski arma un disparo formidable, lo importante es el paradón de Courtois. No hay lugar para la alabanza hacia un jugador del Barça. Poco después es Benzema quien remata de cabeza desviado y les falta tiempo para babear: "maravillosa jugada de ataque del Real Madrid", "Benzema es un gran cabeceador".

Solo falla el Real Madrid, el Barça no juega

Estaba a punto de marcar el primero el Barça cuando ponían los tres en cuestión el "estilo Barça": "El Madrid no está incómodo con el juego del Barça". Se los estaban merendando, pero con comodidad, eso sí.

Y marcó Gavi. Ni un segundo perdido con la presión del Barça robando un balón y armando una jugada de gol con tres pases. La culpa era de Rüdiger, que venía de un choque con Courtois y estaba conmocionado. Que si no... Desde el error en el pase de Rüdiger el Real Madrid tuvo tres ocasiones para recuperar el balón, pero mejor echarle la culpa a uno que a todo el equipo.

Y si el primer gol fue un error puntual del Real Madrid (Rüdiger), el segundo fue un fallo colectivo del equipo según Maldini. Ya con el 2-0 a cuestas Álvaro Benito sostenía que "el partido lo marcan los dos errores del Madrid". Evidentemente, el Barça no jugaba. Solo el Real Madrid fallaba.

Y ganando por 2-0 Maldini y Benito tenían que justificar lo que estaba pasando, con el denostado ADN del tikitaka Barça pasando por encima del Real Madrid. "El Barça está fuera de la Champions por no jugar así ante iguales", sostenía Benito, que lleva años lanzando pedradas contra el Barça y su estilo.

Preocupación mayúscula por el Real Madrid

En el descanso estaban preocupados: "El Madrid tiene que arriesgar", decía Álvaro Benito. Tenía que hacer algo porque eso no podía ser. Y añadía: "Tienes que ir al pie al cien por cien porque el Barça está funcionando de maravilla". El juego del Barça era un adorno en la frase para destacar lo importante, cómo tenía que jugar el Madrid para arreglar el descosido. La preocupación era mayúscula: "El Madrid no está yendo, a Modric le cuesta llegar".

Menos mal que parecía que el Real Madrid reaccionaba: "La propuesta del Real Madrid es volver el partido loco y el Barça está cayendo en la trampa". Pero llega el 0-3 en una jugada magistral de Lewandowski, Gavi y Pedri, que para Movistar carecía de valor, "la culpa es de Ceballos". Así, con tantos errores, cualquiera marca tres goles. Hasta el Barça.

Se entiende la preocupación de Álvaro Benito en los compases finales de partido: "No veo al Madrid con la energía necesaria". Lástima que no viera al Barça sobrado de energía. Pero ese papel estaba reservado para un analista que no existía.

Ya con el 0-3 Benito admitía: "es el partido que menos riesgos ha asumido el Barça ante rivales del mismo nivel, y le ha salido bien". Álvaro Benito no vio el 0-4 en el Bernabéu de hace diez meses. Xavi asumió muchos riesgos y se fue del coliseo blanco con goleada y con la puerta propia a cero.

La solución no es Abelardo

Y Maldini estaba indignado: "he visto errores gravísimos en el Real Madrid". Y Álvaro Benito, derrumbado, hablaba de "errores groseros": "El Real Madrid no le ha hecho daño al Barça". Pero antes de retirarse, puyita para Frenkie De Jong, que hizo un partido enorme: "Frenkie desaparece cuando la carretera se pone cuesta arriba. Hoy no". Claro, hoy desaparecieron los once que vestían de blanco.

No fue una transmisión hooligan y radical madridista. Simplemente fue una narración en clave madridista en la que el Barça solo era el convidado de piedra, el rival del Real Madrid. No es así como se une a los pueblos si el fútbol se utiliza para dividirlos aún más. La audiencia barcelonista se sintió ninguneada, una vez más, por Movistar +.

Para acabarlo de arreglar, al rebote estaba Jorge Valdano al término del partido, para defender el honor blanco. No fue una humillación porque los perdedores ganaron mucho antiguamente y merecen un respeto.

Y la solución no es recuperar a Abelardo ahora que le han echado del Sporting. ¿Tanto cuesta encontrar a alguien del Barça para que explique el partido desde el punto de vista culé?

 

 

Comenta con Facebook