Juanma Rodríguez consigue enloquecer a Argentina: "¡Que sean siete!"

Juanma Rodríguez consigue enloquecer a Argentina: "¡Que sean siete!"

| 2022-12-13

| Fede Peris

Argentina reacciona desconcertada ante el deseo de un periodista español, Pedrerol recurre a la libertad de expresión y el causante del revuelo rectifica: "¡No quiero que le metan cuatro a Argentina, quiero que le metan siete!"

“¿Es un delito decir que prefieres que gane Croacia? ¿Para ser periodista antes tienes que haber sido futbolista? Algunos medios argentinos se han enfadado con El Chiringuito y Juanma Rodríguez. Todo era rebatible, si fueron provocados o no los jugadores argentinos, pero no acabemos con la libertad de expresión”. Así defendía Josep Pedrerol la democracia, su democracia sectaria e irrespetuosa según con quién. La suya, para justificar los disparates pronunciados por su colaborador Juanma Rodriguez.

A Juanma Rodríguez se le fue la cabeza. Seguramente, todavía afectado por el proceso independentista argentino del siglo XVIII, deseó públicamente que Croacia le meta cuatro goles a Argentina en la semifinal del Mundial y anunció, porque así lo decidió él, que el partido de esta noche es un Argentina-Resto del mundo, porque Croacia debería jugar con la camiseta de la ONU.



En sus conclusiones totalitarias propias de un pequeño aprendiz de tirano, Juanma Rodríguez se arroga para sí la voluntad del mundo entero. Si él desea que le metan cuatro a Argentina, el resto del mundo también. Y si alguno no está de acuerdo, se equivoca. Es una mentalidad que conocemos bien en España y también en Argentina en épocas recientes.

Juanma Rodríguez causa un gran revuelo en Argentina

El revuelo que ha causado en Argentina ha sido enorme. Los argentinos están escandalizados porque "un  periodista español" sea capaz de pronunciar semejantes sandeces ante una cámara como si fuera un forofete expresando sus deseos y anhelos. Y, lógicamente, en Argentina no entienden que a eso en España se le llame periodismo.



Pedrerol intentó salvarle el pellejo con argumentos que apelan a una libertad de expresión muy sui géneris que solo busca hacer daño. Pero Juanma Rodríguez no estaba nada arrepentido. Al contrario. Se envalentonó. Su minuto de gloria bien valía alargarlo a una hora.

"No lo entiendo muy bien y reconozco que estoy arrepentido. No quiero que le metan cuatro a Argentina, quiero que les metan siete. ¡Siete! Ya está bien, un poquito de sentido del humor, que el fútbol es lo más importante de lo que menos importancia tiene", dijo.



Messi está detrás de tanta amargura

Conviene que los argentinos entiendan el porqué de las cosas. La actitud fanática antiargentina de Juanma Rodríguez, un patriota muy español y mucho español que deseaba la derrota de España en el Mundial, nace de las descomposiciones intestinales que durante años y años y años le produjo un argentino llamado Leo Messi, que no solo marcó goles y ganó títulos para el Barcelona, un club situado en una zona geográfica que al susodicho Juanma Rodríguez no le cae simpática, sino que se los quitó a su amado Real Madrid, al que humilló con su fútbol una y otra vez.

A Messi no le han perdonado. Les ha hecho mucho daño y son rencorosos. No olvidan. Y ahora lo pagan con Argentina. No es una cosa personal contra los argentinos. Es simplemente odio eterno a Messi. Tampoco se lo tengan en cuenta. Juanma Rodríguez, que en España es conocido como "Gargamel", no es el periodismo español. No todos en España viven de generar odio con provocaciones.



 

 

 

Comenta con Facebook