"Es el entrenador perfecto": ¿A quién quiere engañar Florentino Pérez?

"Es el entrenador perfecto": ¿A quién quiere engañar Florentino Pérez?

| 2022-11-14

| Fede Peris

Ancelotti fue despedido del Real Madrid en 2015 por entender que no era el entrenador que necesitaba el equipo blanco... y porque el Barça ganó LaLiga, la Copa y la Champions League.

Lo ha dicho Florentino Pérez refiriéndose a Carlo Ancelotti en el diario Tuttosport con motivo de la elección de Gavi como Golden Boy: "Sin duda es el mejor entrenador del Real Madrid, porque nos conoce desde hace muchos años. Conoce nuestros valores y sabe transmitirlos a los jugadores. Esto lo convierte en el entrenador perfecto. Es difícil encontrar un entrenador mejor que Ancelotti".

"¡Ancelotti, a la calle!"

Carlo Ancelotti fichó por el Real Madrid en junio de 2013. Quedó tercero en LaLiga. Pero ganó la Copa y la Champions, no por el juego de su equipo, sino aprovechando la habitual chiripa de Sergio Ramos en el minuto 93. Pero en su segundo año, Ancelotti saldó su temporada sin Copa, sin Liga y sin Champions League. 



Y a Florentino Pérez no le tembló el pulso: "¡A la calle!" Y Ancelotti se fue por la puerta de atrás. Ahora resulta que es el "entrenador perfecto para el Real Madrid?" ¿Ahora? ¿Y en 2015? En 2015 el Barça ganó el triplete (Liga, Copa y Champions por segunda vez en su historial), algo que el Real Madrid todavía no conoce, y Luis Enrique era su entrenador. La humillación fue tan grande para Florentino Pérez que sacó la espada y rodó la cabeza de Ancelotti.

“Es el momento de tomar un nuevo impulso”, dijo entonces Florentino Pérez (el mismo que habla de "entrenador perfecto"). “Ha sido una decisión muy difícil, pero pensamos que es lo mejor para el Real Madrid. Carlo forma ya parte de nuestra historia, ganó la Décima, pero la exigencia es máxima y creemos que es el momento de dar un nuevo impulso para obtener nuevos títulos”.



¿Volverá a salir en globo del Bernabéu?

El Madrid necesitaba "impulsos" y Florentino enterró a Ancelotti como "parte de nuestra historia" y prefirió apostar por Zidane, el mismo que le dejó plantado dos veces, porque "la exigencia era máxima" y Ancelotti no estaba para muchos trotes.

Son las cosas que pasan en el Real Madrid, en donde el criterio es muy cambiante. Ya se sabe, Mbappé era el futbolista más maravilloso de la historia del fútbol hasta que dejó de serlo y se convirtió en un demonio. Con Ancelotti, parecido. El que no estaba para impulsos ahora es el entrenador perfecto. Igual sale en globo otra vez. Eso no sería noticia en el Real Madrid, cuyo banquillo parece una silla eléctrica para los técnicos.



Bastará que el Barça entre en una buena racha, que coincida con derrotas del Real Madrid, como la de Vallecas, para que la historia se repita. Así de fácil es. Entonces volveremos a lo de los impulsos.

 



Comenta con Facebook