Florentino asistió en directo a la humillación de su equipo femenino en el clásico

Florentino asistió en directo a la humillación de su equipo femenino en el clásico

| 2022-11-07

| Fede Peris

Florentino ha llegado tarde y mal al boom del fútbol femenino. Las diferencias entre el Barça y el Real Madrid no solo no se acortan, sino que se agrandan.

"¡No vais al Mundial!" o "¡Vilda, quédate!" Fueron los cánticos que se oyeron anoche por parte de la frustrada afición madridista que, a falta de otros argumentos para desmontar la hegemonía aplastante del Barça en el clásico femenino (0-4), echaron mano del contencioso que separa a las 15 mejores futbolistas de España de su selección.

El Real Madrid da vida a la España B

Y como entre las 15 mejores futbolistas de España hay 8 del Barça, las jugadoras del Real Madrid han decidido tomar el relevo haciéndose pasar por titulares de La Roja en lo que no es más que una España B.



Y la prueba es la contundente goleada que el Barça, sin sus mejores jugadoras (Alexia Putellas, Mariona Caldentey o Caroline Graham Hansen) infringió a un Real Madrid inferior, que fue solo un muñeco en manos de las jugadoras de Giráldez, que juegan a otra cosa que nada tiene que ver con el patadón del Real Madrid.

Suecas brasileñas, francesas, inglesas... Como en el equipo masculino, Florentino Pérez ha tirado la casa por la ventana con un aluvión de fichajes extranjeros (por supuesto) para plantarle cara al Barça.  Pero ayer, en la grada de Valdebebas Florentino volvió a descubrir que el dinero no proporciona la felicidad y que su proyecto millonario sigue estando a años luz de un Barcelona que le lleva años de ventaja porque al presidente blanco el fútbol femenino no le importó nunca... hasta ahora. Y ha llegado tarde y mal al boom del fútbol femenino.



A Pérez no le gusta perder contra el Barça ni al parchís. Y menos después de haber hecho un esfuerzo económico considerable para igualar fuerzas. No solo no se han igualado, sino que se han agrandado... y con la duda que queda de lo que pudo pasar anoche si el Barça hubiera podido alinear a las tres mejores futbolistas del mundo (Alexia, Mariona y Granhan Hansen). Aún así, el 0-4 no registró lo que de verdad pasó en el terreno de juego. Si las delanteras del Barça llegan a afirmar la puntería los cuatro goles pudieron haber sido una docena. Ocasiones claras sobraron para ello.

Cura de humildad para la propaganda madridista

La propaganda blanca, como es su costumbre, también en el fútbol femenino, había tratado de hacer ver que el Real Madrid ya estaba a la altura del Barça. Pero, como siempre, la realidad acaba destruyendo los epopéyicos titulares. La transmisión de DAZN fue buena prueba de ello. Antes de empezar aseguraban que este clásico era "uno de los mejores partidos que se pueden ver en el mundo". Sorprendente conclusión en un duelo que enfrenta a un equipo que lo ha ganado absolutamente todo con otro que no ha empatado contra nadie en sus tres años de vida. ¡Qué falta de respeto al Lyon, al PSG, al Arsenal, al Chelsea, al Levante, al Atlético o a la Real Sociedad! Ante cualquiera de ellos el Barça habría encontrado más dificultades para ganar. De hecho, el Real Madrid no es el principal competidor del Barça en la liga española. 



Todo era euforia antes del partido ("El Madrid llega invicto al clásico", "el Barça sufrió ante el Madrid el año pasado en Champions" (1-3 y 5-2. Total: 8-3), "esperamos que reaccionen tras el descanso", "el Barça tiene poca posesión y no juega como nos tiene acostumbrados", "el Madrid solo había encajado dos goles en toda la temporada"). Con la propaganda no se ganan los partidos.

5.000 a 91.000

5.162 espectadores se reunieron ayer en Valdebabas para asistir al funeral del Real Madrid. Muy lejos de los más de 91.000 que se citaron en el Camp Nou en la última visita madridista, una cifra que jamás podrá igualar el Real Madrid ni jugando en el fastuoso nuevo Bernabéu, que nace pequeño antes de estrenarse.



Y para olvidar el 0-4 (otro), mejor hablar de que Aitana Bonmatí le dio la espalda a la portera del Madrid Misa negándose a darle la mano. ¿Y qué esperaba después de traicionar a las 15 señaladas para poder jugar un Mundial en el que ni en sueños podría haber pensado que sería titular? Pero España es así, en el Mundial no estarán las quince mejores, y habrá que apechugar con estas que ayer fueron humilladas por las buenas de verdad como si fueran las mejores.

Eso es lo que le espera a España en el Mundial si confía en las jugadoras con ADN perdedor del Real Madrid. ¿Se imaginan a Luis Enrique plantándose en un Mundial sin los quince mejores jugadores españoles, incluído un Balón de Oro? 

Pues eso. El madridismo patriota es feliz porque Vilda se queda y las 15 mejores futbolistas de España (8 del Barça) no irán al Mundial para que puedan lucirse ahí las jugadoras del Real Madrid, las que anoche perdieron 0-4 ante el Barça porque la virgen se puso de su lado y les evitó una docena de goles.

Comenta con Facebook