Campaña indigna de Josep Pedrerol para salvar al "elegante" Ancelotti

Campaña indigna de Josep Pedrerol para salvar al "elegante" Ancelotti

| 2022-11-03

| Pedro Riaño

Pedrerol intenta evitar los cuatro partidos que le deben caer a Ancelotti con la ley en la mano. Por mucho menos le cayeron dos a Koeman el año pasado y Pedrerol ni se inmutó.

Josep Pedrerol le tiene ganas al Barça. Y todavía más al Barça de Xavi. En el entorno en donde se desenvuelve el periodista catalán genera sarpullidos oír al técnico del Barça expresarse en ruedas de prensa en una lengua que no es la del imperio. Y tampoco le perdonan su condición innegociable de culé y la escasa simpatía que siente por el Real Madrid.

Pedrerol exige a Xavi la autocrítica que no reclama al Real Madrid

Así se explica la campaña despiadada que se ha desatado contra él intentando generar el ambiente propicio para que le liquiden en el Barça. Cuanto antes le echen mejor, no sea que acabe levantando cabeza y se convierta en una pesadilla para el Real Madrid, como ya lo fue Pep Guardiola, otro que sacaba de quicio hablando en catalán.



Cuando el Barça ha quedado apeado de la Champions League en la fase de grupos, Josep Pedrerol, el telepredicador que señala el camino que conduce a la felicidad bajo el manto protector de Florentino Pérez, no le consintió a Xavi una sola excusa. Ni árbitros, ni mala suerte. Y le invitaba a hacer autocrítica, porque lo de los árbitros no colaba cuando quien te elimina es el noveno de la liga italiana.

El Real Madrid sí tiene licencia para llorar

Sin embargo, el guión que recita Josep Pedrerol en sus programas ha sufrido un giro radical. Ahora ya no va de autocrítica. Al Real Madrid le empató en el Bernabéu el Girona, como antes había hecho Osasuna, y lo que toca ahora es árbitros, excusas y cero autocrítica. Eso es para el Barça. Si el Real Madrid tiene alguna queja por los árbitros, para eso está Pedrerol y su cuadrilla de palmeros, para amedrentar a la clase arbitral con su furibunda defensa al club blanco, para dejar a un lado la autocrítica que podría darse después de que el decimosexto la pinte la cara al líder, y todo al árbitro, como en la ruleta. Bueno, al árbitro y al VAR.



Qué curiosa metamorfosis la de Pedrerol. No acepta que el Barça utilice a los árbitros como respuesta a su fracaso europeo, pero ofrece su guion, a su personal y todos sus decibelios para ocultar las miserias del Real Madrid detrás de un árbitro que se limitó a cumplir el reglamento. Pero ya se sabe que en el Real Madrid el único arbitraje bueno es el que favorece al equipo blanco.

A Pedrerol le daría vergüenza... aplicar el reglamento

"Si yo fuera juez, me daria vergüenza ponerle cuatro partidos a un tipo como Ancelotti. Me da igual que tenga antecedentes o no. A mí me da apuro sancionar al tipo más elegante de Europa". A mí me daría vergüenza cambiar de principios y manipular de esta manera tan zafia. Con lo aficionado que es Pedrerol a la videoteca, echo de menos el vídeo de Ancelotti diciendo que él nunca habla de los árbitros.



"Ya hicieron el ridículo con Gayà", le añade José Luis López, siempre al quite y dispuesto para vender la moto en actitud genuflexa ante su amo. Ahora se acuerdan de Gayà. Cuando le pusieron cuatro partidos, en El Chiringuito no movieron un dedo por él. Ahora le utilizan para vender su precedente como un caso vomitivo, porque les viene bien. Pero la justicia es igual para todos. O eso dicen.

El técnico elegante se convierte en ordinario

Y si a Gayá le cayeron cuatro partidos por decir lo mismo que Ancelotti, "el elegante" que pague por su culpa como los demás, aunque no sean tan elegantes. Su frase contra el árbitro no fue nada elegante y merece el castigo que la normativa reserva para todos, para él también cuando cambia la elegancia por la ordinariez y la vulgaridad.



Resulta que Ancelotti pone en duda la honestidad de un árbitro asegurando que se ha inventado un penalti y es injusto que le sancionen con cuatro partidos. En cambio, hace poco más de un año a Pedrerol le pareció fantástico que a Koeman le cayeran dos partidos de sanción, según se pudo leer en el acta de Del Cerro Grande, por menospreciar al árbitro de la siguiente manera: "protestar al cuarto árbitro de forma ostensible, con los brazos en alto, a voces y saliendo del área técnica en los siguientes términos: "¡eh, tiene que pitar el árbitro, tiene que pitar el árbitro!, ¡ostia, tiene que pitar!", siendo advertido previamente por el cuarto árbitro para que cesara su conducta de protestas a las decisiones arbitrales".

El Chiringuito del Real Madrid

Por lo visto Koeman no era tan elegante como Ancelotti y no mereció en su momento la defensa de Pedrerol y su corte de gaiteros al servicio del Real Madrid. "Me cansa que Pedrerol, Ancelotti y el Real Madrid en general se pasen el día llorando por los árbitros y el VAR". Es cansino, ¿verdad, Pedrerol? 

¿Y por qué no lo llamaran El Chiringuito del Real Madrid?

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de

Comenta con Facebook