"¡Que yo no soy tonto!" Tomás Roncero denuncia la palanca arbitral

"¡Que yo no soy tonto!" Tomás Roncero denuncia la palanca arbitral

| 2022-11-04

| Carlos Muñiz

En su articulo de opinión en el diario As, Tomás Roncero descubre la palanca que mejor le está funcionando al Barça y vuelve a acordarse del villarato.

Tomás Roncero se acuerda de las palancas después del desdichado arbitraje de Melero en el Real Madrid-Girona. Y pone los puntos sobre las íes en la palanca más importante que ha activado el Barça: los árbitros. Las otras palancas le han servido para fichar jugadores que en su gran mayoría no funcionan, pero la arbitral está mostrándose muy eficaz. De momento ha conseguido que el Barça solo esté un punto por debajo del Real Madrid. Ha costado, pero lo han conseguido.

En su artículo de opinión en el diario As, Tomás Roncero se acuerda de la palanca arbitral: 



"El arbitraje.- Antes de nada tengo que decirles que el Girona de Míchel se hizo acreedor al empate y que jugó con buen criterio y mucho peligro en sus llegadas. Pero eso no quita que el líder sufriese un arbitraje sibilino, de esos que si llega a ser al revés permitiría a los topiqueros decir aquello de “al Madrid siempre le ayudan los árbitros ante los equipos más débiles”. Pues no será por lo visto esta tarde con Melero en el campo e Iglesias Villanueva en el VAR (curioso, también Iglesias estuvo el sábado en el VAR del Valencia-Barcelona y no consideró revisable la patada de Marcos Alonso a Marcos André, que era roja clarísima por lo peligrosa que fue).

Hablo de decisiones determinantes que cayeron del mismo lado de la moneda. Penalti pitado a Asensio por una mano que no aparece más que en un rebote fortuito, con un impacto en el pecho del mallorquín muy evidente. Además, su brazo está hacia dentro y no lo abre, por lo que no ocupa ningún espacio ‘no natural’. Son los famosos penaltitos que decía en verano Medina Cantalejo que no se pitarían. Ancelotti, que jamás pierde la compostura,lo definió como un "no penalti". Eso permitió a Stuani meter el gol de la igualada, que fagocitaba el gol inicial de Vinicius con el que el Bernabéu se había tranquilizado tras un primer tiempo infame.



La palanca arbitral

Pero tras ese 1-1 llegó otra acción que puso a la grada al borde de un ataque de nervios. Gazzaniga no termina de retener con firmeza una pelota que se le había escapado y Rodrygo aprovechó con picardía para meter la puntera y marcar el gol salvador del 2-1. Melero consideró que había falta, un gol que en tiempos del Antiguo Testamento, que diría Alfredo Relaño, siempre subía al marcador.

Y venimos de la roja perdonada al Papu Gómez hace una semana por su entrada brutal sobre Valverde, que le salió gratis. Y venimos de los tres goles anulados al Madrid en Elche, dos de ellos por fueras de juego por el pelo de una gamba. Hasta Butragueño, otro caballero que no ha dicho un taco en su vida, se mojó: “El arbitraje ha sido sorprendente durante todo el partido. No nos gusta hablar de los árbitros, pero hoy tuvimos todo en contra”.



Insisto que el Girona jugó para sacar ese punto que se lleva a casa, pero hagamos un ejercicio de honestidad. Si este mismo arbitraje llega a ser con las camisetas cambiadas, en Girona estarían escandalizados y ya saldrían los ventajistas de siempre a decir que lo del Madrid con los arbitrajes viene desde los tiempos de Maricastaña. Lo seguro es que LaLiga cobra una emoción que empezó a perderse el día del Clásico. Si esta palanca arbitral sirve para que esta lucha por el título sea más encarnizada y dure hasta la última recta de junio, pues adelante con los faroles..."

"¡Que yo no soy tonto!"

Eso es lo que explica Tomás Roncero en el diario As. Pero hubo más en El Chiringuito. Roncero resucitó el "Villarato": "Lo voy a decir muy pausado, con un lenguaje muy cariñoso. Hay cosas que se ven porque son muchos años en la carretera. Y el día del Clásico parecía que la Liga se acababa, que iba a perder la emoción desde octubre". Josep Pedrerol le preguntó qué quería decir y se le adelantó en la respuesta Carme Barceló echando mano de una célebre y antigua frase de Diego Simeone referida al Real Madrid: "La Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Barça, eso es lo que quiere decir", se adelantaba Carme Barceló, modificando el actor principal de aquella famosa frase de Simeone.



Y Roncero lo soltó: "Que no interesa que la Liga se acabe ya. Tan fácil como eso. Esto tiene que mantenerse, que haya emoción y que lleguemos a la jornada 38 a un punto a poder ser. Que yo no soy tonto, que yo esto lo he visto muchas veces. Que los niños no vienen de París. Que lo digo desde los tiempos del Villarato, que las dos ligas de Tenerife me las comí por lo mismo. Que no pasa nada por decirlo".

Comenta con Facebook